La Facultad de Salud de la Universidad de Plymouth ha realizado un estudio que analiza el efecto del enjuague bucal con clorhexidina en el microbioma bucal. Sus resultados han revelado que su uso incrementa significativamente la abundancia de bacterias productoras de lactato que reducen el pH de la saliva y pueden aumentar el riesgo de daño dental.

A los voluntarios que se prestaron al estudio se les dio un enjuague bucal con placebo durante siete días, seguido de otros siete días de enjuague bucal con clorhexidina. Al final de cada período, los investigadores realizaron un análisis de la abundancia y diversidad de las bacterias en la boca, el microbioma oral, y midieron el pH, la capacidad neutralizar los ácidos en la boca mediante la saliva, las concentraciones de lactato, la glucosa, el nitrato y el nitrito.

Dientes

La investigación ha sido publicada en la revista Scientific Reports, encontró que el uso del enjuague bucal con clorhexidina durante los siete días condujo a un aumento en la acidez, con un pH salival más bajo y una menor capacidad de amortiguación.

Una de las funciones principales de la saliva es mantener un pH neutro en la boca, ya que los niveles de acidez fluctúan como resultado de comer y beber. Si el pH de la saliva desciende demasiado, pueden producirse daños en los dientes y la mucosa, tejido que rodea los dientes y en el interior de la boca.

La investigación también confirmó los hallazgos de estudios anteriores que indican que la clorhexidina altera la capacidad de las bacterias orales para convertir el nitrato en nitrito, una molécula clave para reducir la presión arterial. Se encontraron concentraciones más bajas de saliva y nitrito en el plasma sanguíneo después de usar el enjuague bucal de clorhexidina, seguido de una tendencia al aumento de la presión arterial sistólica.

Según los autores del estudio, “se ha subestimado significativamente la complejidad del microbioma oral y la importancia de las bacterias orales en el pasado. Tradicionalmente, la opinión ha sido que las bacterias son malas y causan enfermedades. Pero ahora sabemos que la mayoría de las bacterias, ya sea en la boca o en el intestino son esenciales para mantener la salud humana”.

Enjuague

Una de las aplicaciones que tiene este tipo de estudios puede aplicarse en una situación de pandemia como la actual, en la que ante el reciente brote de COVID-19, muchos dentistas ahora usan clorhexidina como enjuague previo antes de realizar procedimientos dentales. Por eso, los autores del trabajo científico creen que es importante que se siga investigando en este sentido cuanto más mejor.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat