La rueda de prensa sobre la campaña de vacunación de este martes ha empezado cuando todavía no había acabado la Comisión de Salud Pública. En este contexto, el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, ha explicado que se estaba estudiando espaciar las segundas dosis de Pfizer y Moderna. Durante el transcurso de la rueda de prensa, sin embargo, se ha sabido que finalmente no se había aprobado esta petición. "No se ha aprobado este alargamiento", ha constatado. "Creo, sinceramente, que es una mala noticia para la estrategia de vacunación". En este sentido, Argimon ha reiterado que otros países del entorno como el Canadá, Italia, Alemania y Finlandia habían optado por esta estrategia. "Algunos de ellos, con incidencias menores". Así, con los datos del Reino Unido en la mano, ha comentado que vacunando fundamentalmente con AstraZeneca "la mortalidad es la mitad que la de España". Reino Unido deja entre dosis 12 semanas de margen. "Es una mala noticia", ha repetido.

La posibilidad que había sobre la mesa, según ha detallado el mismo Argimon, era la de alargar entre seis y ocho semanas la segunda dosis de Pfizer y Moderna. "Alargar la segunda dosis, cuando se llega al umbral, ya tiene un 90% de efectividad y por lo tanto, con la segunda dosis el beneficio que se obtiene es marginal," ha detallado. "El segundo elemento es que con una dosis se ha observado en multitud de estudios que es capaz de reducir la mortalidad y la enfermedad grave, que quiere decir reducir el ingreso a planta o a las UCI".

De esta manera, Argimon ha puesto el ejemplo del Canadá que deja pasar 16 semanas entre la primera y la segunda dosis —es decir, unos cuatro meses— mientras que el Reino Unido deja 12 semanas. Así, también ha comentado que la pauta de Dinamarca es de 42 días. El secretario de Salut Pública ha constatado que Dinamarca y Finlandia, a pesar de tener una incidencia de casos baja, han optado por esta estrategia.

 

¿Qué se habría conseguido?

Durante la rueda de prensa, Argimon ha expuesto que si se espaciaba hasta 8 semanas "lo que nosotros conseguiríamos es que todas las personas de 48 o más años tuvieran ya una dosis que es bastante protectora a finales del mes de junio y que las personas de 70 años o más ya habrían recibido la segunda dosis".

"Tenemos que pensar que cuando hablamos de la efectividad de la vacuna, a veces lo pensamos como un medicamento y no es así", y ha matizado que "cuando vacunamos no es solo protección individual sino también colectiva".

El secretario de Salut Pública ha querido destacar de esta manera que "es importante tener a mucha gente con un grado de protección quizás un poco más bajo que muy poca gente vacunada pero con una altísima protección". A pesar de todo, siempre hay pros y contras. "Si no hacemos un régimen de vacunación estricto, el virus puede evolucionar, pero si vacunamos muy poco y hacemos que el virus circule, el virus también tiene más capacidad de evolución".

 

 

Imagen principal: el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon / Efe

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat