El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho este martes 12 de octubre que el Gobierno de Pedro Sánchez "parecen empleados" de las grandes empresas eléctricas, al tiempo que ha vuelto a advertir de que, si la reforma constitucional del sector eléctrico no sale adelante en el país norteamericano, "pasaría lo que está sucediendo ahora en España".

Como España

"Con todo respeto, parecen empleados", ha dicho el mandatario mexicano en su rueda de prensa diaria, donde ha avisado de que, sin la reforma constitucional, las empresas eléctricas "terminan por apoderarse de todo el mercado eléctrico". "Pasaría lo que está sucediendo ahora en España, que las tarifas de luz para el usuario están por las nubes", ha continuado.

Puertas giratorias

En este sentido, ha aludido al fichaje del socialista Antonio Miguel Carmona, recientemente nombrado vicepresidente de Iberdrola España. "Al igual que aquí Iberdrola contrató a la secretaria de Energía (Georgina Kessel) y al expresidente (Felipe) Calderón, allá lo hicieron con un dirigente del PSOE, un político, solo para mostrar su prepotencia y decir 'nosotros mandamos'", ha indicado.

A su juicio, los que se oponen a la reforma en México es porque gozan de privilegios en el sistema actual. Por otra parte, ha puntualizado que en México ya no se permite que las empresas extranjeras vean al país como "tierra de conquista".

En concreto, la propuesta del presidente busca modificar varios artículos constitucionales que otorgarían a la empresa estatal una mayor participación en la producción eléctrica del país, pasando del 36% al 54% de la energía eléctrica de México.

Asimismo, la propuesta busca eliminar las diferentes filiales de la estatal para generar una sola empresa con personalidad jurídica propia que se encargue de la generación, distribución y administración energética producida.

Polémica

Esta es la segunda polémica que han vivido los políticos españoles con el presidente Mexicano. Hace dos semanas, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso reaccionó a las palabras del papa Francisco, que pidió perdón a México por los "pecados" de la Iglesia durante la evangelización en la conquista de América. Tras estas declaraciones, la presidenta de la Comunidad de Madrid no pudo esconder "sorpresa" al hecho que "un católico que habla español" haya pedido este perdón.

Por eso, se mostró incrédula ante el hecho de que el papa "haya hablado así de un legado como el nuestro, que fue precisamente traer el español y, a través de las misiones, el catolicismo y por lo tanto la civilización en el continente americano".

 

Foto principal: el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat