El actual presidente del Parlament, Roger Torrent, ha criticado la sentencia del TSJC contra la antigua Mesa de la cámara catalana, que ha condenado a Lluís Guinó, Ramona Barrufet, Anna Simó y Lluís Carominas a 20 meses de inhabilitación especal por cargo público electo de cualquier ámbito y a pagar una multa de 30.000 euros.

"Un nuevo ataque al parlamentarismo y a la libertad de expresión. Debatir, hablar y discutir libremente cualquier tema en sede parlamentaria no es un delito, es un derecho. ¡Todo el apoyo, compañeros y compañeras!", ha escrito vía Twitter poco después de que se hiciera pública la sentencia.

Por el contrario, el tribunal ha absuelto a la exdiputada de la CUP Mireia Boya. El motivo es que no fue advertida nominalmente por el TC y no ostentaba una posición de intervención en los hechos compatible con el tipo penal de la desobediencia.

Por su parte, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell ha dado apoyo a los exmiembros de la Mesa. "Toda la estima y calor para los compañeros y compañeras de Mesa. Defendimos la soberanía del Parlament y la libertad de expresión", ha asegurado a través de Twitter.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat