La secretaría general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, ha aceptado su designación como senadora dentro de la cuota autonómica de la comunidad. De esta manera Díaz seguirá los pasos de otros expresidentes autonómicos, como José Montilla, quien también acabó en el Senado. La expresidenta de la junta ha asegurado que estará "donde me llamen mis compañeros y compañeras".

La designación de Díaz se votará en el último pleno parlamentario del mes de julio. La socialista planea incorporarse a la Cámara Alta el próximo mes de septiembre, según recoge Efe. El candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, ha sido el encargado de anunciar el nuevo destino de Díaz.

El anuncio de nuevo cargo que ostentará Díaz en unos meses se ha hecho un día después de la celebración del Comité Director del PSOE andaluz. El nombramiento pretende dar la oportunidad a la socialista de tener "una salida digna", según recoge ElDiario.es.

juan espadas psoe andalusia - EFE

Juna Espadas, ganador de las primarias del PSOE-A y alcalde de Sevilla / Efe

La vida después de la derrota

Susana Díaz encara una nueva etapa de su carrera política después de haber perdido las primarias del PSOE de Andalucía escoger al futuro candidato a la Junta. La histórica dirigente andaluza perdió ante Juan Espadas. Díaz consiguió más del 38% de los votos, mientras que Espadas obtuvo el 55,19%. Si Espadas no hubiera conseguido al menos el 50% de los votos, como establecen los estatutos, se habría tenido que enfrentar a una segunda vuelta contra Susana Díaz. De esta manera, sin embargo, el fin del liderazgo de Díaz fue rápido. Hasta 45.374 militantes socialistas andaluces estaban llamados en las urnas, para escoger entre Susana Díaz, Juan Espadas o un tercer candidato, Luis Ángel Hierro.

No es de extrañar que estos resultados fueran bienvenidos en La Moncloa, donde Díaz nunca llegó al perder las primarias contra Pedro Sánchez. Voces próximas al gobierno ya apuntaban antes de las primarias que el tiempo de Díaz había llegado a su fin y le reprochaban que no delegara su liderazgo por iniciativa propia.

Las primarias fueron avanzadas argumentando un posible adelanto electoral del presidente Juanma Moreno siguiendo el ejemplo de Isabel Díaz Ayuso. En un primer momento Susana Díaz no se muestra receptiva a la idea de adelantar las primarias, pero después de las presiones recibidas por Ferraz acabó aceptando avanzar los comicios. A pesar de recular, la líder socialista aprovechó para criticar a sus compañeros de Madrid después de la derrota que vivieron en las urnas. Un final que ella misma acabó sufriendo en su casa ante Espada.

 

Imagen principal: Susana Díaz durante un mitin del PSOE en Andalucía / Efe

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat