Primeras divergencias públicas entre Esquerra y Junts per Catalunya sobre el aplazamiento de las elecciones en el Parlament. El onseller de Acción Exterior, Bernat Solé, ha reprochado al candidato del Parlament por Junts, Joan Canadell, que reclame el voto electrónico: "El señor Canadell no puede generar falsas expectativas sobre el voto electrónico, hacen falta mayorías y a día de hoy no podemos decir eso. Las personas que quieren asumir responsabilidades a nivel de país tienen que tener rigor, es un flaco favor a la sociedad".

Canadell, como presidente de la Cambra de Barcelona, ha recordado que se consiguió la participación máxima de toda la historia de este organismo gracias a este sistema. Y también había pedido anteriormente hacerlo extensible a las elecciones del FC Barcelona. Solé, en declaraciones a Aquí Cuní de Ser Catalunya ha remarcado que hay un proyecto de ley electoral desde el 2018, pero que no cuenta con los apoyos necesarios, ya que PP, Ciudadanos y PSC presentaron una enmienda a la totalidad. Es por eso que si no hay un acuerdo mayoritario, no se puede facilitar el voto electrónico para el 30 de mayo: "No puedo garantizar el voto electrónico porque depende del consenso de todo el mundo".

Las impugnaciones a la nueva fecha

Por otra parte, Solé ha quitado importancia a los recursos que se puedan presentar al decreto de suspensión de las elecciones. De hecho, esta mañana hemos sabido que la Lliga Democrática presentará uno.

El titular de exteriores ha remarcado que esta decisión de las nuevas elecciones está consensuada con el resto de fuerzas políticas: "Este decreto que deja sin efecto la convocatoria de elecciones es fruto de un consenso unánime y mayoritario con respecto a la fecha del 30 de mayo". Además, afirma que él "es el primero que tiene interés al ir a votar" pero hay que garantizar una mayoría que pueda ejercer sus derechos porque "una baja participación deslegitimaría las elecciones".

Sobre analizar cómo se han preparado las elecciones, lo centra a dos bandas: la primera, las del 14 de febrero, que asegura que "se iba a votar con todo el trabajo hecho". De la otra, la nueva fecha: "Se está trabajando para mantener los trámites que ya se habían llevado a cabo y al mismo tiempo no limitar los derechos de las formaciones y ciudadanos que se quieran presentar el 30 de mayo". A pesar de todo, será la Junta Electoral Central (JEC) quien lo deberá de ratificar.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat