El escritor Quim Monzó se ha quedado perplejo después de ver como los habitantes de Coripe (Sevilla) han celebrado la fiesta anual de La Quema de Judas, que consiste en tirotear y quemar un muñeco que representa un personaje conocido que durante este año ha destacado por haber realizado alguna mala acción.

Este año, los habitantes de Coripe han convertido al presidente en el exilio, Carles Puigdemont, en el protagonista de la fiesta y Monzó se ha quedado horrorizado: "Gracias, madre, por haber huido de esta puta mierda y no haber querido volver nunca más".

Con este mensaje en Twitter, el escritor ha querido agradecer a su madre, que es de Granada, que se marchara de aquella tierra.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat