El president en el exilio, Carles Puigdemont, ha evitado polemizar con el president Artur Mas después de que este haya decidido quedarse en el PDeCAT y no integrarse a Juntos. Puigdemont ha asegurado que entiende perfectamente las palabras de su predecesor a la Generalitat en una entrevista en el canal 324.

En lo único en que Puigdemont ha mostrado un cierto desacuerdo con Mas ha estado en el hecho que Juntos seguro que no provoca ninguna separación con el PDeCAT, ya que muchos de sus militantes, precisamente, provienen de este mismo partido. Es más, Puigdemont ha recordado que Juntos defensa muchos de los valores que también defensa CDC y el PDeCAT también están integrados dentro Juntos, por eso ha insistido en el hecho de que "es difícil que haya una ruptura" entre las dos formaciones.

De cara a las próximas elecciones en el Parlament, el presidente en el exilio ha gritado a todo el electorado catalán para hacer posible la unidad del independentismo, cosa que las cúpulas de los partidos soberanistas no han conseguido en los últimos años. En este sentido ha pedido un gobierno "netamente independentista" y que para conseguir eso ha reclamado una mayoría absoluta en el Parlament.

Uno de los hechos que podría acabar desencadenando los próximos comicios en Cataluña es la posible inhabilitación del presidente Quim Torra a manos del Supremo. Sobre este hecho, Puigdemont ha asegurado que el independentismo tiene que "hacer frente a la enésima expresión de la represión española", y ha gritado a no ir a elecciones para "hacer aquello que el estado no quiere".

Confrontación con el Estado

Puigdemont no se ha quedado aquí y ha explicado qué tendrían que ser los próximos pasos del independentismo y lo ha dejado muy claro, volver al estadio de la confrontación con el Estado español. De hecho ha asegurado que si el independentismo no se confronta, querrá decir que se rinde.

Ahora bien, ha dejado muy claro que quien ha decidido la vía de la confrontación no es lo sobiranisme sino el mismo Estado español y a la vez ha asegurado que "a mí no me gusta que la única vía que nos ofrezca el Estado español sea esta, a mí me gustaría más la vía escocesa", es decir la vía del referéndum.

Esto no quiere decir que Puigdemont no apueste por las negociaciones, puesto que también ha sentenciado que dentro de esta confrontación, "también hay espacio para las negociaciones" con el gobierno y el Estado español.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat