El president en el exilio, Carles Puigdemont, ha afirmado este viernes que el 1-O es "hijo" del 9-N y ha querido proyectar "hacia el futuro la esperanza" que la decisión sobre "lo que tengan que ser" los habitantes de Catalunya le pertenecerá a la misma ciudadanía.

Puigdemont lo ha dicho en el marco del cuarto aniversario del referéndum impulsado por Artur Mas, cuando "empezó el proceso de empoderamiento ciudadano para poder construir un estado independiente en Catalunya", según ha afirmado en un vídeo difundido en las redes sociales.

El también líder de JxCat ha lamentado que "tristemente" aquel día también empezó "la represión" y ha afirmado que tanto el gobierno de Mas como lo que él encabezaba aspiran a ser "los últimos" que tengan "problemas con el estado español para poder ejercer la democracia".

Puigdemont ha recordado que después del referéndum del 9-N, Mas, Ortega, Homs y Rigau fueron "inmediatamente perseguidos" por el "compromiso con querer dar la voz a los ciudadanos de Catalunya".

Después de recordar que su gobierno también fue perseguido, y de subrayar que ambos lo son todavía, Puigdemont ha querido dejar patente la importancia del 9-N y del 1-O. "Todas nuestras victorias son hijas de esta movilización, de este compromiso democrático", ha indicado.

Por eso ha añadido que "desde el recuerdo y el agradecimiento a los que hicieron posible el 9 de noviembre" el Consell de la República que él encabeza proyecta "la esperanza de que la decisión sobre lo que tengan que ser los catalanes y las catalanas os pertenecerá a vosotros".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat