La dimisión del número 2 del PSC en Valls (Tarragona), Josep Batet, salía a la luz este lunes al saberse que "no se sentía cómodo respecto al posicionamiento del PSC" sobre la independencia, tal y como habría explicado a El Vallenc a la líder socialista en la ciudad Rosa Maria Ibarra.

Ahora, El Nacional ha podido hablar con Batet, que asegura que siempre ha tenido una posición distante con los socialistas sobre el procés. De hecho, no formaba parte del partido hasta entrado el año 2015, cuando aceptó ir a las listas para las elecciones municipales. El ya exconcejal había estado antes relacionado con Convergència -fue militante y asesor- pero el PSC "fue el único grupo que me ofreció ir a las listas" y Batet aceptó porque "me gustó la idea de trabajar para mi pueblo". Antes, asegura, siempre había tenido un papel activo en la vida asociativa de Valls, pero nunca en política.

En estos más de dos años de legislatura, Batet deja claro el partido ha aceptado "mi libertad de voto". Dice que ha votado diferente que los otros concejales socialistas en dos ocasiones: una vez sobre el procés, y otra sobre la presencia del líder abertzale Arnaldo Otegi en el Parlament. Ahora, sin embargo, el inminente referéndum del 1 de octubre ha hecho que decida abandonar el partido. "Yo quiero votar y votaré ", asegura, y cree que eso podría extrañar demasiado si continúa como concejal socialista. "Me tira más mi país que las siglas del PSC", deja claro.

PSC VALLS TWITTER

El PSC de Valls, reunido. Imagen: Twitter

Batet también señala otros dos "detonantes" que le han llevado a dejar el grupo socialista: los registros de la Guardia Civil en el rotativo El Vallenc, y las detenciones del pasado miércoles a altos cargos del Govern. Dice que "no hay palabras" para definir que se detengan personas por querer poner las urnas.

Sobre la cita con las urnas del próximo domingo, el ya exconcejal socialista tiene "la esperanza" de que se podrá votar, y explica que conoce a gente que no quería hacerlo, pero que la escalada de acciones del Estado les ha hecho cambiar de opinión y dirán . "El Estado puede tener toda la fuerza del mundo, pero no tiene al pueblo", sentencia.

Respecto a su relación con los socialistas a partir de ahora, Batet desmiente que "seguirá trabajando con el PSC", como se había dicho primeramente, y dice que les ha trasladado que "si me piden algo, allí estaré", pero tanto para el PSC como para otras formaciones.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat