Las portadas de hoy queman en las manos. Peor todavía, transmiten la sensación que van a subir peores cartas. La crisis del virus se ha cargado 900.000 puestos de trabajo en España (Catalunya suma 417.000 desocupados), además de un millón de afectados por  expedientes de regulación temporales, que propiamente no pueden sumarse, por muchas ganas que La Razón le eche.

Es curioso ver como El Mundo, que ha vuelto a encabronarse contra el gobierno español, intenta cargar el muerto sobre el estado de alarma y no sobre la pandemia. ABC, en contraste con sus compañeros de rondalla, lleva un titular sobrio, informativo y, en un destacado, tira de las orejas a la ministra de Trabajo por ser poco simpática con los periodistas. Ya ves.

Al final, ya se ha dicho otros días, quizás "lo paramos", pero no "unidos".

Los hechos en si ya son bastante duros y empinados, como muestran La Vanguardia y El País. Hay días en que la letra de los titulares no añade nada a las portadas. Hoy, sin embargo, es un día para la letra de los titulares. Los gráficos de El País no suman gran cosa a la combinación de "mazazo", "crisis" y "destruidos". El titular "Paro desbocado" de El Periódico se come viva a la magnífica fotografía que edita en portada. A La Razón le ocurre algo parecido con la imagen de Salvador Illa, ministro derrotado.

Un comentario final. El País promueve en portada la idea de resucitar el espíritu unitario de los Pactos de la Moncloa de 1977, un acuerdo entre todos los partidos y sindicatos —todos es todos— para normalizar y estabilizar la parte, digamos, institucional de la economía española y ganar oxígeno para debatir sin tropiezos la Constitución. Los políticos ya darán su opinión, que para eso tienen la representación popular, pero si las portadas de los diarios son indicadores del clima político, no parece que esa idea tenga el camino muy despejado. Quizás es más seguro mirar hacia Bruselas, pese a todos los líos europeos, que hacia el actual Madrid cainita.

LV

EPC

EPA

AHORA

EP

ME

ABC

LR

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat