“A diálogo no me cansa a nadie”. El presidente del Congreso, Patxi López, está dispuesto a fomentar las vías de comunicación con el Gobierno en funciones del Partido Popular (PP), antes de llevarlo ante el Tribunal Constitucional. “Llamaré al secretario de Estado de Relaciones con las Cortes para resolver este conflicto institucional, y cuando no haya acuerdo, optaremos por las vías legales”, ha dicho López después de que el ministro en funciones de Defensa, Pedro Morenés, no haya asistido a la comisión de Defensa. El motivo responde al conflicto de atribuciones entre el poder legislativo y el ejecutivo que tiene lugar en el parlamento español, después de que los de Mariano Rajoy se hayan mostrado contrarios a comparecer ante la cámara para ser controlados por los diputados.

Según López, “hace falta clarificar bien” la situación y las atribuciones de la cámara, “sin abrir guerras institucionales”. “No se trata de un control normal y ordinario, sino que es un control sobre las acciones y las decisiones que puede adoptar un Gobierno en funciones”, ha añadido. Así y todo, la petición de llevar a los tribunales la causa no depende de él. Para tramitar el hecho, primero hace falta que se eleve la causa a la mesa, a petición de los grupos, y allí se tome una decisión que más tarde se tiene que ratificar al pleno, donde se podría aprobar porque hay una mayoría a favor de ir al TC. El socialista ha insistido en que el Gobierno tendría que informar al legislativo, y tienen que hablar “sobre las funciones de que tiene un gobierno en funciones y sobre las decisiones que adopta”.

"En Bélgica estuvieron casi 500 días [sin ejecutivo] ¿y qué hicieron?, ¿cerrar el Congreso?", decía indignado a los periodistas. Según ha explicado el expresidente vasco, entre risas, "estoy cansado de todas las primeras veces, cuando era lehendakari todo eran primeras veces, también". En ese sentido, López ha confesado no entender la situación, y tampoco estar preocupado por la posibilidad de que los plazos de llevar el hecho en el TC puedan ser más largos que la constitución del Gobierno español. Así, al menos, "este reloj que ha arrancado Pedro Sánchez", como él dice, marcará precedente para el futuro.

El secretario de Estado responde

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha negado que ministros como el titular de defensa, Pedro Morenés, tengan "responsabilidad" por el hecho. Ayllón afirma que "no es un acto de voluntad, sino de respeto a la ley por parte del Gobierno". Según afirma, "a partir de ahí, los grupos pueden estudiar las opciones que quieran", como pueda ser un recurso ante el TC o la reprobación política de los ministros. El secretario de Estado ha pedido respeto por la Constitución. "Lo que tenemos que hacer en ponernos manos a la obra para que haya un gobierno, en vez de tapar los fracasos de unos y otros en sus negociaciones y en su debate de investidura con una actividad extraordinaria del Parlamento que no se ha producido nunca en años de democracia ", ha concluído.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat