La concejala Eulàlia Reguant y el exdiputado de la CUP Antonio Baños han presentado un recurso al Tribunal Supremo para pedir la nulidad de las sanciones por negarse a responder a Vox durante el juicio del procés.

Los dos, citados como testigos por la acusación popular del partido de ultraderecha y también por algunas defensas, han alegado "objeción de conciencia" por no pagar una multa de 2.500 euros por no querer contestar.

En rueda de prensa este martes por la mañana, Reguant y su abogado, Daniel Amelang, han explicado que responder a las preguntas "de un partido xenófobo y machista" suponían a la concejala "un perjuicio moral". La cupaire ha asegurado que su partido "hará todo lo posible para que no se normalice" la presencia de Vox en este juicio.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat