El pacto entre ERC y la CUP ha marcado el discurso del candidato socialista, Salvador Illa, en el pleno de investidura que se ha celebrado este viernes en el Auditorio del Parlament. "¿Hace falta este sometimiento a los antisistema?", le ha preguntado al candidato a la presidencia, Pere Aragonès.

Considerablemente indignado y exaltado, el dirigente socialista ha reprochado al republicano que haya escogido a la CUP como socia. "¿Es esto lo que puede ofrecer al país, el apoyo de los antisistema?", ha cuestionado acusando a los anticapitalistas de "señalar a los que no piensan como ellos" o provocar "disturbios en las calles".

El otro gran pilar en que Illa ha basado su discurso ha sido una supuesta dejadez de los Governs independentistas en la gestión del día a día. "¿Qué tiene que pasar, señor Aragonès, para que nos unamos para mejorar el sistema de Salut? ¿No es el momento de que apoye a los trabajadores de Seat? ¿Qué tiene que pasar para que los comerciantes vean que su Govern les da apoyo en su obligación de mantener el orden público y la seguridad?", ha cargado levantando el tono de voz.

 

 

Enmienda a la totalidad a Puigdemont y Torra

Illa también ha calificado de "decepcionante" el discurso de Aragonès y ha apuntado que en realidad se trata de una "enmienda a la totalidad" a las presidencias de Carles Puigdemont, Quim Torra y su propia presencia en el Govern". "Ha sido un decálogo de lo que no se ha hecho en 10 años. No han hecho más que provocar desengaños y desilusiones al conjunto de la ciudadanía. Se ha ceñido a reproducir el programa de la CUP", ha criticado recordándole el destino político del president Mas: "¿Se acuerda de la papelera de la historia?".

Cambiando durante unos minutos al castellano, cosa que no había hecho ningún candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Illa se ha vuelto a reivindicar como alternativa a los partidos independentistas y ha asegurado que la victoria del PSC a las elecciones "lo hace posible".

 

Si no, según ha dicho, en Catalunya volverá a haber una "legislatura fracasada" que nace de los mismos enfrentamientos que se produjeron en la última. "Usted y sus socios siguen empeñados en jugar a la confrontación, perjudicando nuestra imagen, nuestras expectativas y nuestra cohesión social", ha acusado.

La alternativa imposible

La alternativa que él ha propuesto es la de "volver a la buena costumbre que teníamos de hacer las cosas bien: con respeto a las leyes y ambición". "Desgraciadamente, eso queda ahora muy lejos a causa de años de mal gobierno y división", ha dicho. El socialista ha acusado a los partidos independentistas de "no ser conscientes de la gravedad de la situación" de la pandemia. "Muchos ciudadanos viven el día a día con cierta sensación de asfixia", ha alertado. En definitiva, ha afirmado que el procés ha sido "estéril" y ha impedido que Catalunya afrontara retos como la reindustrialización y la transformación ecológica.

En un tono más personal y consciente de que es quién más posibilidades tiene de acabar presidiendo el futuro Govern, Illa ha pedido a Aragonès que "aplique, por favor, tenacidad, calma, prudencia y lealtad" a su gestión si el republicano acaba siendo investido president de la Generalitat. Y como ejemplo de buena voluntad le ha prometido la predisposición de su partido a acordar el nuevo pacto por la Salut.

Salvador Illa pleno investidura 2 EFE

Imagen de Illa durante su discurso, con Aragonès en primera fila tomando notas / Foto: Sergi Alcàzar

La respuesta de Aragonès

Aragonès ha respondido contundentemente calificando de "diálogo de sordos" el hecho que Illa acuse a los independentistas de no gobernar la autonomía por el hecho de querer la liberación nacional del país. "Yo no le pido que renuncie a la unidad de España, que es en lo que cree, así que no me lo pida usted a mí", ha instado.

Respondiendo a la crítica que Illa ha hecho a los Ejecutivos de Puigdemont y Torra, el republicano ha asegurado que está "orgulloso" de haber formado parte de ellos. También se ha burlado de que el socialista tildara el discurso de investidura de "continuista" y a la hora de "enmienda a la totalidad" a los anteriores gobiernos.

 

 

En la contrarréplica, Illa ha reprochado a Aragonès las críticas que el Govern hizo y sigue haciendo al Ministerio de Sanidad sobre la gestión de la pandemia y ha destacado que "los únicos socios que ha traído hoy aquí le piden una moción de confianza dentro de dos años".

 

Imagen principal: El candidato del PSC, Salvador Illa, durante su discurso en el pleno de investidura / Foto: Sergi Alcàzar

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat