La portavoz de la Fundación Ibn Battuta, Míriam Hatibi, ha criticado, vía twitter, que se pidieran explicaciones al colectivo musulmán por el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty, presunto cerebro de los atentados de Barcelona y Cambrils el pasado agosto, después de que haya salido a la luz que el hombre era confidente de los servicios de inteligencia españoles.

"Tuvimos que salir a dar explicaciones sobre como se coló el imán de Ripoll y ahora resulta que era confidente del CNI. Gracias por todos los mensajes diciendo que "somos los musulmanes los cuales escondemos a estos delincuentes" y que tendríamos que controlarlo más" ha tuiteado.

Por su parte, el CNI ha admitido que tuvo contactos con Es Satty mientras estuvo ingresado en Castellón por un delito de tráfico de drogas, según publican varios medios como 'El Periodico' y 'El País', este último ha borrado la noticia y después la ha retitulado. De acuerdo con este último rotativo, el imán actuó como confidente. Es Satty permaneció en el centro penitenciario entre el 2010 y el 2014, aunque se desconoce si los servicios secretos españoles mantuvieron contacto durante estos cuatro años y si el hombre recibió alguna remuneración a cambio. Por otra parte, fuentes del CNI han apuntado que es una práctica habitual cuando las fuerzas policiales detectan algún indicio relacionado con el terrorismo yihadista.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat