Un exempleado del Grupo NSO, la compañía israelí que ha desarrollado el programa de espionaje Pegasus, asegura que España es cliente de la empresa desde el 2015. Así lo ha confirmado el medio estadounidense Vice, después de que este martes se hayan destapado los presuntos espionajes con este sistema durante el 2019 al president del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, al diputado de ERC y concejal municipal por el mismo partido al Ayuntamiento de Barcelona Ernest Maragall, y a la exdiputada Anna Gabriel, entre otros.

Clientes desde el 2015

"En realidad estábamos muy orgullosos de ellos como cliente", dijo el exempleado en declaraciones a Vice. "Finalmente, un estado europeo", explica, y asegura que el estado español es cliente del programa de espionaje Pegasus desde el 2015. Esto significaría que el interés de intervenir comunicaciones privadas comenzó con el gobierno de Mariano Rajoy y ha seguido almenos hasta el 2019, con el gobierno de Sánchez.

Un miembro del grupo de ciberseguridad de la Munk School de la Universitat de Toronto Citizen Lab, que es quien estudió los errores de Whatsapp que permitieron la entrada del programa a los móviles, ha dado credibilidad a la exclusiva de Vice.

Un error de WhatsApp

Según The Guardian y El País, que han tenido acceso a un certificado de Citizen Lab, la intrusión en el teléfono móvil del president del Parlament se pudo llevar a cabo en el 2019 gracias a un error de seguridad de Whatsapp que permitió introducir el programa Pegasus en unos 1.400 terminales de todo el mundo.

El certificado acredita que el terminal de Torrent fue uno de los atacados con el programa espía, así como también el teléfono la exdiputada de la CUP exiliada en Suiza Anna Gabriel y un trabajador de la Diputación de Tarragona y miembro de la ANC, Jordi Domingo. Esta tarde se ha sabido que el diputado de ERC y concejal municipal por el mismo partido al Ayuntamiento de Barcelona Ernest Maragall también habría sido espiado a través del programa Pegasus.

 

El Gobierno lo niega

El independentismo, el nacionalismo y el soberanismo ha vuelto a cerrar filas en el Congreso para hacer una denuncia: la actuación de las cloacas del Estado contra la disidencia política. En concreto, Unidas Podemos, ERC, JxCat, la CUP, el PNV, EH Bildu, el BNG, Más País y Compromiso han firmado una declaración conjunta para denunciar el presunto espionaje contra el president del Parlament, Roger Torrent.

Pero aunque el programa Pegasus sólo puede ser comprado por gobiernos y ahora hay nuevas evidencias que apuntan directamente al Gobierno, desde La Moncloa se lavan las manos en este asunto. "El gobierno no tiene constancia que el president del Parlament haya sido víctima de un hackeo en su móvil", ha asegurado la portavoz María Jesús Montero

Maria Jesus Montero - EfeLa portavoz María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. / EFE

Desde el Ministerio del Interior también niegan "ninguna relación" con esta compañía. "Ni el Ministerio del Interior, ni la Policía Nacional, ni la Guardia Civil ha tenido nunca ninguna relación con la empresa NSO", aseguran fuentes del departamento de Fernando Grande-Marlaska. "Por lo tanto, nunca han contratado ninguno de sus servicios", insisten en este sentido. Eso se contradiría con lo que asegura la fuente de Vice.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat