Pegasus es el nombre de un programa espía desarrollado por la compañía israelí NSO que solo pueden comprar los gobiernos y las fuerzas y cuerpos de seguridad. Según una investigación de El País y el diario británico The Guardian, el año 2019 el móvil del presidente del Parlament, Roger Torrent, fue objetivo de este programa de espionaje que se utiliza para "combatir el crimen y el terrorismo".

Un error de Whatsapp

Según los citados medios, la intrusión en el teléfono móvil del presidente del Parlament se pudo llevar a cabo gracias a un error de seguridad de Whatsapp que permitió introducir el programa Pegasus a unos 1.400 terminales de todo el mundo.

El grupo de ciberseguridad de la Munk School de la Universitat de Toronto Citizen Lab, estudió estos errores de Whtasapp que permitieron la entrada del programa a los móviles y fueron capaces de localizar los números de teléfono que habían sido atacados.

Los dos diarios citados anteriormente han tenido acceso a un certificado de Citizen Lab que acredita que el terminal de Torrent fue uno de los atacados con el programa espía. Este documento indica lo siguiente: "La investigación identificó el número que pertenece al señor Roger Torrent".

¿Cómo se realizó el hackeo?

Citizen Lab, que son los pioneros en descubrir la existencia de Pegasus, aseguran que el programa se introducía al móvil de las víctimas a través de una llamada de vídeo vía Whasapp.

El certificado del grupo de ciberseguridad apunta que los atacantes que querían espiar a Torrent le hicieron una llamada perdida de Whatsapp, "que no quería respuesta", para espiar al presidente.

¿Qué permite hacer Pegasus?

Pegasus permite controlar y tener acceso a prácticamente la totalidad del terminal que se ha hackeado. Este programa para espiar, al que solo pueden acceder los gobiernos, permite al agresor escuchar conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, hacer capturas de pantalla, revisar el historial de navegación y activar la cámara y el micrófono del móvil.

Torrent: "Me desaparecían mensajes"

El País y The Guardian han contactado con el presidente Torrent el cual les ha confirmado que en el 2019 "notaba cosas extrañas" como le desaparecían mensajes de Whatsapp y los historiales de las conversaciones. "A la otra gente no le ocurría", explica Torrent.

Por su parte, el Gobierno ha declarado: "El Gobierno no tiene constancia de que el presidente del Parlamento de Catalunya, Roger Torrent haya sido objeto de un hackeo". Este portavoz del Gobierno ha querido matizar que todas las intervenciones de este tipo se realizan a través de una orden judicial.

Anna Gabriel y Jordi Domingo

También feron víctimas de Pegass la exdiputada de la CUP exiliada en Suiza Anna Gabriel y un trabajador de la Diputación de Tarragona y miembro de la ANC, Jordi Domingo.

El abogado de Gabriel, Olivier Peter, explica que "Gabriel recibió una notificación de Whatsapp que informaba de que su móvil podía estar hackeado". De la misma manera, el letrado subraya que si se prueba el espionaje, "se emprenderán acciones".

Por su parte, Domingo explica a los citados medios que recibió una llamada del investigador de Citizen Lab John Scott el octubre de 2019 para informar de que su móvil había sido hackeado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat