La revista americana especializada en política exterior Foreign Policy ha asegurado en un artículo que la crisis política de Catalunya por el proceso independentista y el veto español "tan solo ha empezado".

Foreign Policy considera que el Govern "fracasó" en su intento de independizarse de España en el mes de octubre, pero en cambio ha aparecido un fuerte movimiento de "resistencia" representado por los lazos de color amarillo. En su opinión esta resistencia es la que explica la victoria independentista en las recientes elecciones catalanas. Y ello ha sido un "fracaso" para el presidente español, Mariano Rajoy.

"Rajoy esperaba que una derrota de los partidos independentistas en unas elecciones que fueron organizadas por el Gobierno español resolvieran el conflicto catalán. Pero estaba equivocado", apunta. "Los resultados ha resultado un bofetón en la cara de Rajoy. Por si fuera poco, el PP casi desaparece de Catalunya, al obtener solo 4 de los 135 escaños. Sus rivales de la derecha española, Ciudadanos, han obtenido 36 escaños, un resultado que era impensable años atrás," añade.

La revista recuerda que la prensa española ataca a Rajoy por haber convocado las elecciones anticipadas, pero señala que el presidente español "no tenía ninguna otra opción" después de haber aplicado el artículo 155. A su entender, una aplicación larga de la suspensión del autogobierno catalán podría haber llevado a "un enfrentamiento civil".

Según Foreign Policy, la "metedura de pata" de Rajoy fue muy anterior, cuando no quiso abordar los agravios catalanes, desde las "políticas fiscales injustas" a la falta de reconocimiento de la identidad catalana. "Durante mucho tiempo Rajoy compró la teoría del soufflé, que creía que el movimiento independentista se desinflaría y que no había que hacer concesiones", indica. Añade que después ha cometido el error de derivar el problema a la justicia, "con el riesgo de perder el control de los acontecimientos".

La revista critica también a los independentistas, por haber aprobado la declaración de independencia, "con un referéndum con el 43% de participación", y cree que la represión policial no justificaba poder dar el paso.

Foreign Policy considera que en la situación actual no se prevé diálogo, sino un "conflicto profundizado". "Ninguna de las dos partes parece ser capaz de ganar, y Madrid rechaza toda mediación de la UE", manifiesta. Recuerda que Reino Unido y Canadá lo resolvieron con un referéndum, y que en los dos casos ganó el unionismo y a su vez se resolvieron las tensiones. "La independencia de Catalunya no se puede descartar a largo plazo si el Gobierno sigue recorriendo a los analgésicos en vez de buscar una solución real", concluye.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat