Horas después de haber recibido la llamada de su compañera de gobierno, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que no se siente ofendido por la titular de Justicia Dolores Delgado y ha insistido en que más allá de las palabras "lo que importan son los hechos". Marlaska ha rechazado de pleno que Delgado tenga que dimitir.

Marlaska ha hecho estas declaraciones después de que esta mañana se hicieran públicos los audios de la comida en que coincidieron la ministra y el excomisario José Villarejo, durante el cual Delgado habría dicho que su compañero de gabinete era "maricón". En los pasillos del Senado, el ministro ha asegurado que Delgado no tenía que disculparse porque para hacerlo lo tendría que ofender o quererlo hacer.

El ministro ha asegurado que el gobierno de Pedro Sánchez "está más cohesionado que nunca" y ha recordado que es el ejecutivo "de la igualdad y la diversidad".

"Vuelvo a repetir que no podemos centrarnos en unas palabras en abstracto, tenemos que ir realmente al hechos, en lo que es una persona, lo que representa y lo que quiere hacer," ha afirmado.

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat