Carles Puigdemont recibe a El Nacional en el salón Montserrat del palau de la Generalitat, que le sirve de antedespacho. Los brutales atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto han precipitado la apertura de un curso político decisivo. La tensión de estos días se percibe en el gesto, grave, y en las muy medidas respuestas. El momento es muy delicado. El presidente se declara molesto por los intentos que se han hecho -y se están haciendo- de mezclar el atentado y el proceso independentista y desacreditar la tarea de los Mossos, que permitió desmantelar la célula criminal en 4 días. Advierte que los terroristas no conseguirán alterar la normalidad. Y, dentro de ella, el referéndum de independencia del 1 de octubre: "Estamos determinados a autodeterminarnos", resume.

Carles Puigdemont Generalitat - Sergi Alcazar 05

¿Cómo ha vivido estos días a partir del momento en que se producen los atentados en Barcelona y Cambrils?
Con unos sentimientos, en plural, contrapuestos, contradictorios, los mismos que ha experimentado, creo, a la mayoría de la gente. Por un lado, preocupación, frustración, rabia, dolor, tristeza inmensa, que todavía dura. Pero al mismo tiempo, también determinación, coraje, esperanza, confianza, fe en la sociedad, porque efectivamente, hemos dado señales de esta confianza, determinación, unidad civil, para derrotar el terrorismo y acompañar a quienes sufren los efectos. Es esta mezcla de sentimientos, mucha rapidez, mucha presión, mucha responsabilidad, desde que me llegó la primera noticia, hasta ahora mismo.

¿Quién le dio, la primera noticia?
Mi equipo. Un flash en alerta. Y, enseguida, me pongo en marcha. Porque, aunque la información era cero, al llamar inmediatamente al conseller de Interior me dio unos pocos detalles más. De camino hacia Barcelona es cuando me llama el presidente Rajoy.

¿Por lo tanto, Rajoy fue de los primeros con quienes habló?
Sí, muy pronto. Y hemos estado en contacto estos días, y la comunicación ha sido directa y fluida.

Desde el primer momento, Rajoy llamó y se puso a disposición y nos intercambiamos información

¿Se ha sentido acompañado, sin embargo, por el Gobierno del Estado? Alguna vez se le ha preguntado estos días y no ha acabado de responder...
Nosotros hemos hecho todo lo que teníamos que hacer en el ámbito de nuestra responsabilidad. Además con muy buena coordinación y cooperación. Nos hemos acompañado mutuamente. De lo contrario, quizás no habríamos podido todos juntos gestionar una crisis de esta envergadura y dimensiones que superan a cualquiera, con este grado de seriedad y serenidad con que lo hemos podido hacer. Desde el primer momento, Rajoy llamó y se puso a disposición y nos intercambiamos información. Así como en otras crisis anteriores esto no fue así, la de Freginals, por ejemplo, no fue de esta manera, esta vez fue de esta forma y también se tiene que decir.

No obstante, Rajoy tardó mucho en reunirse con usted en el marco del comité de crisis activado por el Govern...
Es cierto, pero en estos momentos, después de estos días tan difíciles, tan duros, tenemos que no confundir a quien es el verdadero enemigo en la lucha contra el terrorismo: son los terroristas. Ya pasará el tiempo que tenga que pasar para que de manera muy serena y con mucha distancia podamos hacer balance de donde lo hemos hecho bien, de donde no lo hemos hecho tan bien, de donde hace falta mejorar y profundizar las funciones de coordinación y de donde creo que hemos actuado correctamente. Desde este punto de vista, no llevaría a nada bueno abrir un frente de reproches. Por parte del Govern de la Generalitat creemos que eso no lo tenemos que hacer. Si alguien quiere hacerlo, se equivoca. En el combate contra el terrorismo somos muchos los que pensamos muy diferente y estamos en el mismo lado.

Hemos demostrado que estamos preparados para cualquier eventualidad y que gestionamos nuestras responsabilidades al máximo nivel y en cualquiera de las circunstancias

En todo caso, la acción de los Mossos ha sido muy efectiva, se ha neutralizado la célula terrorista en cuatro días. La prensa extranjera ha hablado de que Catalunya ha actuado como un Estado autosuficiente...
La voluntad no ha sido actuar al margen de nadie. Al contrario, con cooperación soberana con todo el mundo. ¿Qué hemos explicado por la vía de los hechos? Que estamos preparado para cualquier eventualidad, que las responsabilidades que nos corresponde gestionar, en este caso en aplicación del Estatut, las gestionamos al máximo nivel y en cualquiera de las circunstancias. Estamos preparados. Y que podemos dar respuesta a desafíos que a algunos estados los han desbordado y que lo queremos hacer sin cerrar la puerta a la cooperación con nadie. Al contrario, queremos sumarnos al esfuerzo que está haciendo el mundo civilizado para reunir esfuerzos y recursos para hacer frente a esta amenaza. Que alguien de fuera se haya dado cuenta de lo que estábamos ya convencidos internamente también nos ayudará y ayudará a mucha gente a entender que cuando hablamos de un estado moderno no nos referimos a banderas y a pasaportes y estas cosas que caracterizan a los estados del siglo XIX y XX, sino que nos referimos a eso: de qué policía estamos hablando, de una policía más cercana, que es eficaz, que prepara bien a sus miembros, que comunica bien. Por la vía de los hechos, mucha gente se da cuenta de a qué nos referimos cuando decimos 'un Estado mejor'.

Pero también con una policía infrafinanciada y que cuando ha anunciado que quería incorporar 500 nuevos efectivos este año se le han puesto palos en las ruedas por parte del gobierno del Estado...
Es verdad que llevamos muchos años infrafinanciados, no reconocidos, teniendo que asumir nuestra responsabilidad institucional como policía en unas condiciones que no son las mejores. También decimos que, a pesar de eso, esta policía está haciendo muy buen trabajo. Ya antes de los tristes atentados, la policía de Catalunya tenía un altísimo grado de valoración por parte de la ciudadanía. Evidentemente, si eso nos puede ayudar, finalmente, a dejar de tener que luchar tanto por aquello que es evidente, que tenemos una plantilla por debajo de los efectivos que haría falta, que hace falta un régimen mucho más rutinario y fluido de reuniones de comisiones técnicas para intercambiar información, de juntas de seguridad, que hace falta que los mossos puedan estar presentes en aquellos organismos internacionales de coordinación policial... Todo eso creo que lo que ha pasado lo hace más visible. Yo quiero ver efectos en las próximas semanas que eso es así.

Lo que ha pasado hace más visible que los Mossos han de estar presentes en los organismos internacionales de coordinación policial

Ha habido ocultación por parte de la policía española de elementos clave, se ha escondido información como la del imán de Ripoll...
Una vez hayamos atendido bien a las víctimas y hecho bien el trabajo policial, tendremos que ver dónde puede haber habido algún error. Quiero creer que en el marco de las relaciones que habitualmente ya tenemos con otros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y con los servicios inteligencia la información sensible fluye. Si ha ido como se está explicando a la prensa, tendremos que mirar qué ha pasado exactamente, no habría sido una buena praxis. Sin embargo, insisto, tenemos que ser prudentes. Que los Mossos no tenían información policial sobre el imán es cierto, ya se ha dicho. Ahora bien: ¿había exactamente información que lo vinculara con actividades terroristas? Eso no lo sabemos.

¿Y que los servicios de inteligencia norteamericanos habían avisado de que se estaba preparando un atentado en la Rambla?
Periódicamente aparecen informaciones que alertan que en un vídeo de Al Qaeda o del Daesh aparecen objetivos, como la Sagrada Família. Ante estos hechos, la policía siempre, siempre, ha actuado. Es evidente, sin embargo, nosotros no tenemos una agencia de inteligencia. Nuestra agencia de inteligencia en estos momentos es el C.N.I [el servicio de inteligencia español] y con quien se relaciona es con otras agencias de inteligencia. A nosotros nos llega toda la información que tenga que llegar a través de estos canales. Pero, en todo caso, nosotros no tenemos relación con la CIA.

Mantenemos el referéndum porque la normalidad es la derrota de los terroristas

President: dentro de un mes se tiene que celebrar un referéndum de autodeterminación en Catalunya que lo convocará Usted. ¿Qué cambiará -si es que cambia alguna cosa- y qué no después de los atentados?
De los atentados hemos dicho a menudo, con mucha insistencia, que el propósito de los terroristas es intentar cambiar a nuestro modelo de vida, de sociedad, que se basa en la democracia, la libertad, la diversidad, el respeto, y eso no cambiará. Que la agenda política, que no tiene nada que ver con la política de seguridad, tuviera que sufrir alguna alteración sustancial por el propósito y el interés de los terroristas, creo que sería un error. No hay ningún elemento que nos lleve a ello, sino al contrario: mantengamos al máximo la normalidad. Porque la normalidad es la derrota. Queremos derrotar a los terroristas. El ejercicio de la libertad siempre es una victoria. Somos demócratas y la democracia derrota el totalitarismo. La expresión violenta de los terroristas pretendería acabar con la libertad, querría que receláramos, que nos encerráramos en casa, que tuviéramos enemigos en la puerta de al lado, que no nos pudiéramos mover con libertad. Nosotros, como Govern, y estoy convencido de que lo comparte la mayoría de la población, no lo podemos permitir. Por lo tanto, desde este punto de vista tenemos que tener la tranquilidad, la serenidad que el Govern gobierna en todos los ámbitos. Tenemos que mantener el buen funcionamiento del país.

Que alguien mezcle agendas para sacar provecho político de una tragedia me ofende como ser humano. Lo encontré miserable, además de falso

Carles Puigdemont Generalitat - Sergi Alcazar 03

Ha habido intentos desde el Estado de vincular una cosa con la otra: el atentado y el proceso independentista. Usted mismo ha declarado que le ha molestado...
Que después de demostrado que tenemos la capacidad y la voluntad de gestionar el máximo de bien nuestra responsabilidad, se nos mezcle una cosa con la otra no es sólo una molestia para mí, es una ofensa a las víctimas. Este es un gobierno que se ha dedicado en cuerpo y alma desde el primer minuto a gestionar bien los frentes policial, sanitario y social que comporta una crisis de esta envergadura. Nos hemos movilizado todos, sin excepción, nos hemos entregado, y la ciudadanía ha tenido el retorno del resultado de todo este trabajo. Que alguien venga para intentar sacar provecho partidista o político de una tragedia me ofende como ser humano, como persona, ya no como político que piensa de una manera determinada. Lo encontré miserable, porque lo era, además de ser falso. He ido con mucho cuidado, y por eso, creo que querer mezclar agendas no es honesto.

La gente tiene que tener la certeza de que cuando la convoquemos al referéndum este referéndum indefectiblemente se celebrará

De todos modos, una vez hecha la manifestación, Catalunya volverá a recuperar su agenda política, y volverá a recuperar la normalidad. ¿Ya está todo revisto en el calendario, lo que pasará desde hoy hasta el 1 de octubre, como se hará todo?
Nosotros tenemos la obligación de tenerlo previsto todo, porque difícilmente podríamos convocar un referéndum si eso no lo tuviéramos resuelto. Hace mucho tiempo dije que el referéndum se convocará cuando estén todas las garantías para hacerlo posible y a eso es a lo que nos tenemos que dedicar. La gente tiene que tener la certeza de que cuando la convoquemos al referéndum este referéndum indefectiblemente se celebrará.

¿Las garantías, ahora mismo, están?
Las tenemos y las vamos teniendo. Hay una garantía básica que es la ley.

¿Cuándo se aprobará, la ley del Referéndum?
Bien, este es un ámbito de trabajo del Parlament de Catalunya, pero evidentemente se tiene que aprobar en tiempo y forma adecuada para que pueda procederse a la convocatoria formal del referéndum y se puedan exigir todas las garantías que tienen que acompañar la celebración del referéndum.

El propósito del Govern es hacer posible el referéndum y comprometernos en la implementación del resultado

¿Se aprobará la ley de Transitoriedad antes del referéndum?
Eso es una cuestión que tienen que decidir los grupos parlamentarios. Al Govern le corresponde hacer posible el referéndum, que es nuestro propósito, y comprometernos en la implementación del resultado, sea cual sea.

Lo convocará usted, el referéndum...
Lo convocará el Govern...

¿Antes de la Diada?
Esta pregunta no la puedo responder porque tiene mucho que ver con el calendario parlamentario. No tenemos la ley, todavía. No puedo prever una fecha exacta de convocatoria del referéndum si no tenemos la ley. Cuando tengamos la ley, haremos la convocatoria.

¿La convocatoria será el mismo día que se apruebe la ley?
En todo caso, no puede ser antes. Tiene que ser posterior a la aprobación de la ley, y después de la aprobación es cuando la ley entra en vigor.

¿El decreto de convocatoria, con cuántos días de antelación se tiene que firmar? El del 9-N se firmó un mes antes...
Sí, pero el del 9-N sirvió para el 9-N. Nosotros haremos el decreto en los términos que marque la ley.

La ley del Referéndum no marca ningún plazo...
El decreto se amparará en el marco de la ley del Referéndum.

¿Aunque no nos lo diga, el calendario está acordado?
Desde el 29 de septiembre [del 2016], que fue la cuestión de confianza, un cierto calendario ya lo teníamos.

Se lo preguntamos porque la presión de los socios de la CUP, sobre si la ley de Transitorietat se tiene que aprobar antes o después, da la sensación de que el calendario no está tan cerrado como parecería.
Quien lo tiene que cerrar, en la parte organizativa, y de celebración e implementación del resultado es el Govern y la CUP no sólo no está en el gobierno, está en la oposición. Este es un asunto del gobierno. Aunque tengamos alianzas parlamentarias en un ámbito determinado, en los grupos de la oposición en el Parlament, el Govern asumirá su responsabilidad.

¿Le presiona mucho, la CUP?
¿A mí? No. Me presiona como presionan los otros grupos parlamentarios. Se posicionan todos. Todos quieren presionar para llevar las cosas en su dirección. Pero el Govern es el Govern. Y tiene la mayoría más amplia que hay en el Parlament. Por lo tanto, sobre eso descansa la actividad y también la serenidad del Govern.

Pero quien garantiza la mayoría independentista es la CUP...
Efectivamente, pero quien garantiza el gobierno es Junts pel Sí...

....Y piden cosas muy concretas, como por ejemplo que el conseller Vila salga del Govern...
¿Y eso qué tiene que ver exactamente con el referéndum?

Tiene que ver con que la CUP es el grupo parlamentario que apoya al Govern para sacar adelante la hoja de ruta...
Eso forma parte de la característica actuación de grupos de oposición. Quien decide nombrar y cesar consellers, como ya se ha comprobado, es el presidente. La CUP o cualquier otro grupo parlamentario, dicho esto con todos los respetos, tiene derecho a opinar lo que quiera, pero evidentemente es el presidente quien nombra a los consellers y los ratifica en el cargo. Santi Vila, y todo el resto, por más que diga a la CUP, son miembros de este gobierno a plena satisfacción.

Marta Pascal, la coordinadora general del PDeCAT, ha dicho que a partir del día 2 ya no querrán saber nada más de la CUP...
Si con eso estamos diciendo que entre el mundo que representamos nosotros y el de la CUP hay una gran distancia ideológica, es cierto. A veces da un poco de risa cuando veo publicado en según qué medios que la CUP está a punto de entrar en el Govern, que si tenemos tanta sintonía... Nuestro espacio se ha caracterizado siempre por una gran facilidad en la coincidencia con espacios de aquellos que piensan diferente. Para mí eso es una receta imprescindible de la política del futuro.

Podemos garantizar con rotundidad que el día 1 de octubre habrá urnas

Carles Puigdemont Generalitat - Sergi Alcazar 06

Ha explicado al Financial Times que ya tienen las urnas, más de 6.000 urnas ha dicho. ¿Cómo las han comprado?
No puedo dar más detalles por razones obvias. Si me pregunta si el día 1 de octubre podemos garantizar que habrá urnas yo le tengo que responder con rotundidad que sí. Y este es el trabajo al que se tiene que dedicar el Govern, como todos los gobiernos que ha habido en la democracia española se han preocupado de que cuando convocan unas elecciones o han convocado un referéndum las urnas estén. La diferencia es que nunca nadie les ha preguntado qué mecanismo administrativo utilizaban para conseguirlo y a nosotros nos lo preguntan. Pero haremos lo que han hecho todos los otros gobiernos de la democracia española: garantizar que el día que se abran los colegios electorales la gente pueda ir.

¿Este tema ya está solucionado, pues?
Si no, no convocaríamos el referéndum.

El tema de las urnas está solucionado, si no, no convocaríamos el referéndum

¿Dónde están, las urnas?
Insisto: lo que estoy diciendo es que en el momento que nosotros firmemos la convocatoria del referéndum, estaremos firmando un contrato de garantías que tenemos que dar a la gente, sí o sí. Las urnas es una de ellas, y seguramente no es la más difícil.

¿Se recibirá la tarjeta censal en casa como en cualquier otra votación?
Eso se explicará en el momento que ya tengamos aprobada la ley del Referéndum. Todo lo que tiene que ver con el funcionamiento formal del referéndum vendrá amparado por esta ley y el Govern hará lo que diga la ley.

El presidente del Gobierno español dice que no habrá, referéndum...
¡Pero es que él no lo convoca, ni él lo ha anunciado, ni él lo organiza! Yo lo anuncié y quien lo organizamos seremos nosotros. Por lo tanto es a nosotros a quienes se nos tiene que mirar para saber si habrá o no habrá referéndum. Entiendo lo que dice el presidente Rajoy, pero la responsabilidad de hacerlo es nuestra.

Hay que escoger entre contribuir a la normalidad o alterarla el 1-O. Hago un llamamiento sereno a que todo el mundo contribuya a celebrar el referéndum con absoluta normalidad

El Estado moverá todos los resortes posibles para impedirlo. Se habla del artículo 155 de la Constitución (suspensión de la autonomía), de la persecución del patrimonio personal, de prisión... ¿Qué es el que más le preocupa?
A mí me preocupa que el referéndum lo podamos celebrar en un clima de normalidad y de respeto por la gente que quiere ir a votar -a votar sí, no, o en blanco- y por la gente que decida no ir. Esta es la preocupación del Govern con respecto al referéndum, todo lo demás es accesorio. Y lo que pediríamos es a todo el mundo que sea actor de más cerca o de más lejos, que contribuya a esta normalidad. Hay que escoger entre contribuir a la normalidad o alterar la normalidad del día 1 de octubre. La normalidad es lo que más nos acerca al ejercicio de la democracia y de la libertad y por lo tanto lo que hago es un llamamiento sereno para que todos los actores directos o indirectos contribuyan a la normalidad de aquel día, que podamos celebrar el referéndum con absoluta normalidad.

Estamos a cuarenta y pocos días del referéndum, llevamos muchos años con ello a la espalda. ¿Alguien piensa que con lo que nos queda de tramo ahora es el momento de recular o de decir no?

¿No le preocupa pues la respuesta del Estado?
Sería absurdo decir que no. Sabemos que el Estado tiene resortes y mecanismos. Pero en el orden de preocupaciones no ocupa el primer lugar. El primer lugar lo ocupa el referéndum. Hacerlo bien. Conseguir que haya plena normalidad, que quien quiera pueda ejercer su derecho a decidir, su derecho al voto, con toda libertad. El Govern tiene la obligación de proteger a todo el mundo. Esta es la preocupación máxima. Si por el hecho de garantizar eso hay consecuencias, de entrada lo que hará falta es que quien las haya provocado explique exactamente qué ha pretendido detener buscando o provocando cualquier efecto para impedir un referéndum. ¿Intentar impedir la democracia? Se tendrá que explicar muy bien, quien quiera hacerlo. Pero el convencimiento es que hay tantas ganas de decidir, tantas ganas de votar, de hacer este punto y aparte en este proceso para empezar una etapa nueva, que es imposible parar la voluntad de un pueblo que quiere votar. Nosotros, como Govern, simplemente somos un medio a través del cual esta voluntad se tiene que canalizar. Si piensan que atacando el medio pararán la voluntad del pueblo de ejercer el derecho a decidir se equivocan, a estas alturas ya lo tendrían que saber. Estamos a cuarenta y pocos días del referéndum, llevamos muchos años a la espalda con ello, hemos hecho muchas cosas y hemos llegado hasta aquí. ¿Alguien piensa que con lo que nos queda de tramo ahora es el momento de recular o de decir no, de pensarlo mejor? ¡Lo hemos pensado muy bien! Ahora bien: nos gustaría haberlo hecho en otras condiciones, es cierto. habría sido preferible si lo hubiéramos podido acordar con el Estado.

Si ahora cambiara radicalmente el escenario y recibiera una llamada del presidente Rajoy para hablar...
Si quiere hablar, yo siempre he dicho que se tiene que intentar hablar en cualquier momento, sin lugar a dudas. Si el presidente Rajoy tiene interés en hablar, las puertas están abiertas. Y si tengo que ir a Madrid voy a Madrid, pero eso en estos momentos no creo que eso figure en ninguna mesa.

Si el Estado decide acordar el referéndum no podemos decir no a cambiar la fecha

¿En todo caso, si este diálogo se produjera podría suponer detener o aplazar el referéndum?
Si la voluntad del Gobierno español es hacer posible que los catalanes votemos y acordar los términos para poder hacer el referéndum, es obvio. Si la primera opción era un referéndum acordado con el Estado y el Estado decide acordar el referéndum creo que tenemos el deber de buscar este camino. No podremos decir: ahora no. Si existe la voluntad, si nos podemos poner de acuerdo en los términos en que celebraremos el referéndum y en gestionar de común acuerdo todo lo que representará la transición si gana el sí, o lo que representaría si ganara el no, sería el escenario que la mayoría de los catalanes quieren.

¿Estos últimos días, no estrictamente durante el atentado, ha recibido algún mensaje desde el gobierno del Estado? ¿Ha habido algún gesto? ¿Algún movimiento para intentar explorar alguna vía?
No.

¿Nadie? ¿Nada? ¿Ni mensajes indirectos?
No.

El Estado tiene la responsabilidad más alta en la situación en Catalunya y no ha hecho los deberes. Se ha inhibido y eso es señal de una gran irresponsabilidad

¿Y durante estos días del atentado alguien le ha hecho algún comentario?
No, y creo que seguramente no tocaba, tampoco. Son momentos de estar concentrados con las víctimas y de perseguir a los terroristas. Habría sido poco decoroso y poco sensible que alguien hubiera intentado decir: 'hablemos, qué te parece si hacemos...' Creo honestamente que no tocaba y yo no les he reprochado que no lo hayan hecho. Ahora bien: yo creo que el Estado español tiene una gran responsabilidad también, tiene la responsabilidad más alta en la situación, y a fecha de hoy no ha hecho los deberes. Se ha inhibido de la situación que se vive en Catalunya y eso es señal de una gran irresponsabilidad. Es un asunto político que existe, que no es mentira. Estos días han podido ver que la gente aquí somos gente seria, que podemos discutir desde posiciones muy diferentes de manera muy civilizada, aunque tengamos diferencias políticas muy grandes. Por lo tanto [el Gobierno español] tiene que hacer política. Negarse a hacer política ante un problema político, creo que no es responsable.

Carles Puigdemont - SergiAlcazar

El 1 de octubre mucha gente irá a votar y nos encargará qué tenemos que hacer al día siguiente

¿Qué cree que pasará el día 1 de octubre, por lo tanto?
Habrá mucha gente que irá a votar y nos enviará un mensaje. Nos encargará lo que tendremos que hacer al día siguiente.

¿El ayuntamiento de Barcelona qué hará?
Eso lo tendrá que preguntar al ayuntamiento de Barcelona. Pero estoy absolutamente convencido de que los ciudadanos de Barcelona que tengan derecho al voto podrán votar en Barcelona en el referéndum del 1 de octubre.

Si no hay una ruptura de la normalidad, la participación será muy alta

President supongamos que gana el sí pero la participación no llega al 50%. ¿En este escenario, se proclama igualmente la independencia, como está anunciado, en las 48 horas posteriores a la proclamación del resultado?
Depende de las circunstancias. Nosotros creemos que una movilización muy extraordinaria de la base votante, naturalmente nos favorece. Y estoy convencido de que si no hay una ruptura de la normalidad, la participación se producirá, será muy alta. Si estamos en un escenario de ruptura de la normalidad, la participación será diferente... quizás estaremos hablando de otras cuestiones. Antes me preguntábais qué me preocupa. Me preocupa que se pueda celebrar con normalidad y, por lo tanto, que pueda ir mucha gente a votar. Este es el objetivo del Govern.

¿Qué es un escenario de ruptura de la normalidad?
Una alteración de las reglas del juego por parte del Gobierno español, una irrupción abrupta e inexplicable en el ámbito de nuestras competencias... muchos ingredientes, no es uno solo, que pueden alterar la normalidad, que no la voluntad de hacer el referéndum.

Si el Tribunal Constitucional les impide jurídicamente hacer nada, y eso pasa antes del día 1, ustedes llega un momento que tienen que desobedecer para hacer el referéndum...
Nosotros tenemos que obedecer la ley del Parlament de Catalunya que se aprobará.

Pero tienen que desobedecer la ley española.
El concepto de desobediencia es erróneo. Quién lo introdujo, que no fue Junts pel Sí, se equivocó. Porque nunca hemos planteado un tema de desobediencia sino de obediencia explícita al Parlament. Eso es muy serio, porque nosotros creemos en el Estado de derecho, pero siempre, en un sistema de democracia y libertades, que son los que permiten que las legislaciones, las Constituciones, vengan siempre de la voluntad de la gente, y eso es lo que nos da esta fortaleza y esta determinación de obediencia al Parlament. Aquí está donde tenemos que responder y fiar la solidez de nuestra posición. No en lo que harán otros.

Gestionar un conflicto político de raíz democrática a base de detenciones es ingestionable. Creo que este no es un escenario contemplable

Sin embargo, a usted lo pueden detener por no cumplir la legalidad española...
Eso sería una alteración muy abrupta de la normalidad, muy inexplicable por otro lado. Creo, sin querer echar agua al vino, que eso no se producirá. Porque gestionar un conflicto político de raíz democrática como es este, a base de detenciones, es ingestionable. Internamente y externamente. Creo de verdad que este no es un escenario contemplable.

¿Inhabilitación?
Las inhabilitaciones vienen después de un proceso judicial, que evidentemente tiene su recorrido. De aquí a octubre no hay espacio para la inhabilitación. Puede haber la aplicación del artículo reformado por lectura única y vía de urgencia -quiero recordar que el Parlamento español reformó la ley orgánica del TC por lectura única y trámite de urgencia para dar capacidad al Tribunal para suspender cargos electos, cosa que ha contestado muy duramente la comisión de Venècia-. Aquí hay una contradicción explícita con el Estatut de Catalunya, que es otra ley orgánica por cierto aprobada en referéndum, que fija las condiciones por las cuales el presidente de la Generalitat puede ser cesado del cargo. Y no figura en ningún caso que el TC pueda tomar esta decisión. Por lo tanto esta es una suspensión que a mí no me afecta. No me siento concernido por una suspensión dictada por el TC que va más allá de lo que el Estatut establece.

A mí no me afecta una suspensión por parte del TC que va más allá del Estatut

En cualquier caso, una vez se apruebe la ley y se firme el decreto, ¿no se parará la convocatoria sea cuál sea la decisión del gobierno del Estado?
No se detendrá. Nuestro compromiso con celebrar el referéndum de autodeterminación es absoluto. Estamos determinados a autodeterminarnos.

Nuestro compromiso de celebrar el referéndum es absoluto y el Estado no lo parará. Estamos determinados a autodeterminarnos

Carles Puigdemont Generalitat - Sergi Alcazar 04

¿Dónde se ve usted dentro de un año?
¿En la segunda quincena de agosto? Acabando unas vacaciones muy plácidas con mi familia tranquilamente, liberado de responsabilidades...

¿Qué Catalunya tendremos en aquel momento?
La que los ciudadanos habrán escogido. Puede ser que hayamos celebrado elecciones autonómicas, si gana el no. Y puede ser que estemos ya conciliando esa transición hacia las elecciones constituyentes, para poder tener el referéndum que apruebe la Constitución de la nueva República catalana. Los dos escenarios son posibles.

La transición a la independencia tiene que ser corta, muy dialogada y muy negociada, pero corta

¿Esta transición cuánto tiempo durará?¿Qué propondrá a Rajoy si gana el sí en el referèndum?
Dependerá de las circunstancias también. Si hubiéramos acordado el referéndum con el Estado español, este también habría sido uno de los términos de los acuerdos, pero al no acordarlo, la transición vendrá determinada por los resultados, por las reacciones desde el exterior, por la propia reacción del sistema político español ante los resultados... Nos gustaría a todos, creo que es en interés de todos, que sea una transición corta, muy dialogada y muy negociada, pero corta. Y que si quedan aspectos que se tienen que ir trabajando con mucha calma, que se vayan trabajando en comisiones paritarias o tripartitas, con la UE, el Estado español, Catalunya. Pero que vayamos haciendo, que vayamos tirando.

El 2 de octubre, pase lo que pase, sea cual sea el resultado, las cosas habrán cambiado mucho. Y la posición del Estado español se hará insostenible

¿Qué le hace pensar presidente que el Gobierno español aceptará entrar en esta vía?
Una cosa es el deseo, otra la realidad. De todos modos, creo que el día 2 de octubre, pase lo que pase, sea cual sea el resultado, las cosas habrán cambiado mucho. Y que la posición del Estado español se hará insostenible, sea cual sea el resultado. El Estado español, su sistema político, tendrá que tomar decisiones de cómo tiene que situarse ante esa nueva etapa.

¿El Gobierno está absolutamente blindado después de la última crisis?
Ha estado siempre blindado. Eso va por el anterior Ejecutivo y el de ahora mismo. No habríamos llegado aquí de no estar blindados. No estaríamos a 40 días del referéndum con la solidez de la posición que tenemos y gestionando un día a día complejo y difícil.

¿Y el PDeCAT?
Está blindadísimo desde su nacimiento. Nació blindado. No podía ser de otra manera.

Poder celebrar el 1 de Octubre con la mayor de las normalidades posibles. Esta es la gran conquista del Govern. El resultado es secundario

¿Qué es lo que más le preocupa?
Poder celebrar el 1 de Octubre con la mayor de las normalidades posibles. Esta es la gran conquista del Govern. Más que el resultado. De hecho, un sí o un no que sean soberanos, ambos, son una victoria. Un no soberano es una victoria. Para el Govern, el resultado es secundario. Lo que es importante es el referéndum, cómo lo celebraremos, que la gente se sienta absolutamente tranquila y garantizada. Esta es la preocupación máxima por lo que respecta al referéndum. No hay otra. Y a eso nos dedicamos.

Carles Puigdemont - SergiAlcazar

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat