El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha alertado que, si el gobierno español continúa adelante con los cambios anunciados para poner fin en el modelo lingüístico del sistema educativo a Catalunya, los de Mariano Rajoy pondrán en riesgo un sistema de inmersión lingüística elogiado por las instituciones europeas y avalado en reiteradas ocasiones por el Tribunal Constitucional.

Según su opinión, "una cuestión tan importante como esta no se puede promover con visiones partidistas, bajo el dominio del artículo 155, sin gobierno escogido por el Parlament que acaba de ser elegido por el pueblo, sin debate parlamentario, e impulsado por parte de un gobierno con un apoyo parlamentario de solamente cuatro diputados a Catalunya".

Según denuncia, las medidas propuestas podrían, además, "contribuir a la segregación escolar, social y lingüística, en detrimento principalmente de los niños de familias que no tienen el catalán como lengua de uso habitual" y, por lo tanto, el Síndic concluye que "el hecho de escoger la escolarización en castellano los haría incompetentes en la lengua catalana, difícil de practicar en su entorno más próximo", cosa que, para Ribó, comporta una "vulneración del derecho a la igualdad de oportunidades".

Precisamente por este motivo, el Síndic ha instado al ejecutivo español a que reconsidere su posición y que actúe con criterios educativos y principios sociales en lugar de guiarse por intereses políticos partidistas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat