Contradicciones entre el Ayuntamiento de Barcelona y la conselleria de Salut sobre quien controla los contactos de los casos positivos de coronavirus en la capital catalana. Esta mañana, la alcaldesa Ada Colau ha explicado en una entrevista en TV3 que desde el consistorio se ha pedido al Departament de Salut que detalle cuál es el dispositivo de rastreo en la ciudad, ante dudas sobre el rendimiento de este.

Ha asegurado que no tienen "la garantía de que funcione a pleno rendimiento" y, aunque ha negado la existencia de ningún brote importante, ha confesado que están preocupados por este seguimiento. "Lo que nos preocupa es el tema del rastreo, que es lo que ha fallado en Lleida", ha sentenciado Colau, en referencia al rebrote que ha obligado a confinar entera la comarca del Segrià.

Colau ha confiado en recibir una respuesta por parte de la conselleria de Salut este mismo miércoles o mañana y ha ofrecido la colaboración de la Agencia de Salud Pública de Barcelona si fuera necesario.

"Pedimos a la Generalitat la máxima celeridad a la hora de garantizar que el rastreo funciona al 100% en Catalunya y también en Barcelona", ha insistido la alcaldesa, que ha explicado que han pedido una reunión con los responsables del seguimiento de casos en la ciudad.

La respuesta de Salut

La sorpresa ha llegado con la respuesta del Departament esta misma tarde. Preguntado por la cuestión, el director de la Agencia de Salud Pública de Catalunya (ASPCAT), Xavier Llebaria, ha asegurado que las funciones de vigilancia y control en Barcelona pertenecen a la Agencia de Salud Pública de Barcelona, un organismo consorciado, "donde el ayuntamiento tiene una representatividad mayor" que la Generalitat. De esta manera, ha devuelto la pelota al tejado del Ayuntamiento, aunque todavía no ha quedado claro quién está haciendo el seguimiento de los contactos en la ciudad.

El director del ASPCAT también ha aprovechado para recalcar que "tanto a nivel técnico como a nivel Ayuntamiento-Departament de Salut hay numerosos espacios de comunicación y coordinación", como la comisión de vigilancia epidemiológica o el Procicat, donde el consistorio está representado y se pueden tratar estas cuestiones.

 

A todo esto, la presidenta de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y concejala de Salud, Gemma Tarafa, decía en una rueda de prensa este lunes que el Ayuntamiento estaba "repasando" los contactos de los 150 positivos nuevos de la semana pasada, después de registrar un aumento de un 66% de los casos en la ciudad.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona es, según la Carta municipal, un organismo autónomo, donde el Ayuntamiento de Barcelona tiene las tres quintas partes de representantes y la Generalitat de Catalunya, las dos quintas partes restantes. "La Agencia es presidida por el alcalde o alcaldesa de Barcelona o a la persona en quien delegue", dice el documento, responsabilidad que actualmente ostenta Tarafa. La Junta de gobierno de la Agencia está formada por representantes del Ayuntamiento y de la Generalitat.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat