La Crida per Lleida – CUP ha ''cogido la escalera y el destornillador'' y han retirado una placa franquista del Ministerio de la Vivienda con el yugo y las lanzas de un edificio del centro histórico de la ciudad. La formación de la izquierda independentista ha querido responder así de forma simbólica al alcalde de Lleida, Àngel Ros, que en una entrevista ha propuesto esta solución literal para retirar las placas en aquellos a quien les molestan ya que la Concejalía no prevé destinar ninguna partida presupuestaria para eliminar las más de 300 que ha repartidas por la ciudad.

En una entrevista en La Xarxa, Ros ha señalado que si a alguien le molestan, es libre de ''coger una escalera, desenrollarla y sacarla''. Por este motivo, el portavoz de la Crida, Pau Juvillà, ha calificado ''de'hipócrita'' que Ros haga estas declaraciones y al mismo tiempo se lleve a juicio a tres jóvenes del colectivo Arran para retirar placas de calles franquistas a Lleida.

Sin embargo, la Crida per Lleida ha recogido la ''invitación'' del alcalde Ros que ha instado a coger escalera y el destornillador para retirar las placas franquistas que hay en diferentes edificios de Lleida y este mismo martes al mediodía han sacado una de forma simbólica de un edificio del centro histórico. El portavoz de la formación ha criticado pero la actitud del alcalde Ros para no responsabilizarse de la ''limpieza del fascismo'' que todavía queda presente por muchos puntos de la ciudad y ha remarcado que la retirada de esta simbología es una cuestión ''de'higiene democrática''.

En este mismo sentido, Juvillà ha calificado de hipócrita'' que Ros haga estas declaraciones mientras se lleva a juicio a tres jóvenes del colectivo Cerca para arrancar placas de calles franquistas. Unas placas que Ros diferencia de las del yugo y las lanzas porque considera que la ''limpieza'' de calles franquistas ya se hizo en Lleida en los años 80. No obstante, la plataforma Lleida libre de franquismo considera que todavía queda cerca de una decena de calles con nombres de personalidades vinculadas al franquismo.

No destinará ni un solo euro

El alcalde y también presidente del PSC, Angel Ros, considera que no se tienen que destinar partidas presupuestarias a retirar estas placas donde pone ''Ministerio de la Vivienda y está el yugo y las flechas'' porque se trata de un problema del propietario de la vivienda en cuestión y si la comunidad está de acuerdo en sacarla son ellos mismos que lo tienen que hacer. Ros también ha desvinculado esta cuestión del debate sobre la eliminación de los nombres franquistas de las calles de Lleida y ha reiterado que ya lo hicieron en los años ochenta.

El alcalde de Lleida ha querido cerrar el debate sobre la posibilidad de que la Concejalía pusiera en marcha un plan para retirar las más de 300 placas franquistas que hay en la ciudad, mayoritariamente en edificios de titularidad privada. En este sentido, ha remarcado que los deberes en materia de recuperación de la memoria histórica ya se han hecho y no se abrirá ninguna partida de retirada de las placas. De esta manera, ha instado a los propietarios de los edificios a retirar ellos mismos las placas si así lo creen conveniente.

Ros también ha recordado que la retirada de estas placas no se tiene que mezclar con el debate sobre la eliminación de los nombres franquistas de las calles de la ciudad y ha asegurado que ya se hicieron los deberes en los años ochenta cuando se cambiaron 59 nombres de calles. Sin embargo, la plataforma Lleida Libre de franquismo, que cuenta con el apoyo de varias personalidades y partidos como la CUP, ERC y CSQP recoge adhesiones para pedir la retirada de ocho calles de diferentes personas vinculadas con el franquismo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat