La dirección de la Crida Nacional per la República, que preside Jordi Sànchez, apuesta por la disolución de la entidad, y en consecuencia para sumar su capital político al nuevo partido que constituirá el president Carles Puigdemont el 25 de julio.

Así lo han explicado este miércoles a través de un comunicado, en el cual han anunciado que la consulta a sus socios para decidir el futuro del movimiento se celebrará el 16, 17 y 18 de julio, proceso por el cual quieren garantizar la máxima participación.

De esta manera, el texto explica que desde la dirección se atenderán todas las preguntas y consultas en los espacios territoriales, sectoriales e ideológicos que se pidan, y añade que una asamblea general tendrá que tomar la determinación que se acuerde de forma vinculante.

carles puigdemont el llamamiento el nacional carles palacio

Intervención del presidente Puigdemont en el congreso fundacional de la Crida | Carles Palacio

También argumentan que hay que decidir el futuro de la entidad "ante el nuevo escenario que se plantea después de que el president legítimo Carles Puigdemont, con el apoyo de Jordi Sànchez, hayan anunciado" la creación de un nuevo partido. "Desde el gobierno de la Crida, se comparte y reconoce como propias las bases fundacionales de esta nueva formación, que son la unidad, la transversalidad y la determinación para seguir el mandato del 1-O", subrayan.

En este sentido consideran que el nuevo partido será "el referente social y político" que defenderá el mandato del 1-O, y son partidarios de sumar gente así como de reforzar la nueva formación y convertirla en una herramienta útil para ganar una Catalunya independiente en forma de república.

 

A falta del PDeCAT

Falta para ver qué pasará final con el PDeCAT que preside David Bonvehí, que hasta ahora ha mantenido el pulso con Puigdemont y no ha cedido al sumarse a la nueva iniciativa del president en el exilio sin cuotas ni porcentajes. De hecho, el presidente del PDeCAT no ha descartado presentarse a las próximas elecciones en solitario.

Eso podría suponer una división a tres bandas del espacio postconvergente, ya que ya se consumó la primera escisión con la formación del Partido Nacionalista Catalán (PNC), el cual está dirigido por la exdirigente del PDeCAT Marta Pascal.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat