La consellera de Educació de la Generalitat en el exilio, Clara Ponsatí, se ha entregado este jueves a la policía escocesa, después de lo cual se iniciará su juicio de extradición a España, que la reclama por su papel en el referéndum de independencia del 2017, ha informado su abogado, Aamer Anwar.


En un comunicado, Anwar ha confirmado que las autoridades del Reino Unido han aceptado la euroorden emitida por España, después de rechazarla inicialmente, una vez que la Audiencia Nacional española hiciera aclaraciones sobre los delitos que afronta la política, entre ellos el de sedición.

Después de entregarse a media mañana en la comisaría de la calle Leonard de Edimburgo, donde ha sido detenida, Ponsatí comparecerá ante la Corte del Sheriff de la capital escocesa, en una audiencia en que su abogado pedirá su libertad provisional, se indica en la nota.

Anwar señala que, aunque ha sido tramitada, la orden de detención cursada por España sigue "llena de contradicciones" y "divagaciones" y no explica bien qué delitos imputa a su cliente el Tribunal Supremo español.

El abogado dice que Ponsatí "rechaza completamente" el presunto delito de sedición de que se le acusa y aduce que la euroorden ejemplariza "una venganza motivada judicialmente".

Durante el juicio de extradición argumentará que, si es entregada al Estado español, su cliente "no tiene garantizado el derecho a un juicio justo", ya que la mayor parte del anterior gobierno catalán está "ya en la prisión o en el exilio".

Si es devuelta a España, será sometida a "una farsa de juicio donde el único veredicto posible es el de culpable", afirma el abogado.

"No es un crimen votar por la independencia y nos opondremos a la extradición", declara Anwar, que dice que su cliente quiere someter a escrutinio judicial el sistema de justicia español y que se plantean incluso llamar a declarar a determinados políticos españoles.

La justicia española acusa a la consellera de los presuntos delitos de sedición, malversación de fondos públicos, desobediencia y prevaricación por su papel en el referéndum sobre la independencia de Catalunya del 1 de octubre de 2017, declarado ilegal por la justicia española.

Después de salir de España en el 2017, Ponsatí permaneció unos meses en Bélgica al lado del presidente Carles Puigdemont y otros consellers de gobierno catalán, y en marzo de 2018 se reincorporó a su puesto en la Universidad de St. Andrews en Escocia.

Este es el segundo proceso que la profesora afronta en Escocia, después de que el primero quede anulado en julio de 2018, cuando la Justicia española retiró una primera euroorden en su contra después de fracasar el proceso contra Puigdemont en Alemania.
¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat