El número 3 de Junts per Catalunya en Barcelona el 14-F, Joan Canadell, ha asegurado que no comparte la "visión de país" que expuso el candidato de ERC a presidir la Generalitat, Pere Aragonès, en la conferencia del jueves pasado. "Si eso lo acepta Junts per Catalunya, yo me descarto para estar en el Govern", ha escrito en Twitter, que ha borrado minutos después. Canadell deja claro que es una "opinión personal" porque no forma parte de las negociaciones entre las formaciones.

Sobre los motivos esgrimidos está el hecho de que, a su parecer, no haya una "hoja de ruta clara" hacia la independencia y que "sólo" se hable de amnistía y autodeterminación. Al mismo tiempo, acusa Esquerra de querer hacer un cambio de izquierdas "tópico" y no una "transformación hacia un país nórdico". Por todo ello concluye: "No comparto esta visión de país".

captura pantalla canadell juntos

Foto: Captura del tuit de Canadell que ha borrado posteriormente

Según ha detallado en un hilo en twitter, la propuesta de Aragonès no refleja el resultado electoral, con una "Esquerra liderando y Junts, CUP y Comuns dando apoyo". "El resultado ha sido de empate justo al revés que el 21-D", asevera, de manera que a Esquerra cree que le corresponde la presidencia y a Junts el Parlament y la vicepresidencia. Canadell también critica que el plan de choque propuesto por el candidato de ERC a presidir a la Generalitat es "sólo social, en ningún caso económico". "No habla en ningún sitio de cómo de mal lo pasan las PYMEs y autónomos, ninguna medida innovadora o arriesgada para volver a la actividad con seguridad como otros países," ha insistido.

Al mismo tiempo, cree que la propuesta de ERC deja la transformación económica a la espera de los fondos europeos y, en cambio, asegura que hay que construir una sociedad del conocimiento con "pleno empleo y de calidad internacionalizada, sostenible y vertebrada en el territorio". "Y eso se puede hacer ahora, no hay que esperar a los fondos, hace falta liderazgo", ha concluido.

El discurso de Aragonès

Canadell está disconforme con lo que ha planteado Pere Aragonès. El jueves hizo un ejercicio de equilibrismo entre el rechazo frontal a la violencia y la empatía con el malestar de la juventud en Catalunya. "La violencia sólo empeora los conflictos y aleja la solución", manifestó. En este sentido Aragonès recordó a los manifestantes que hay mecanismos para poder expresarse pacíficamente. Es en este punto que garantizó que "los Mossos d'Esquadra contarán siempre con el apoyo del Govern de la Generalitat" y agradeció su actuación. Además, lanzó un aviso para navegantes, que "en ningún momento se puede criminalizar todo un cuerpo ni poner en cuestión su profesionalidad" por hechos aislados.

En paralelo, esta semana que hemos despedido, el vicesecretario general de ERC, Sergi Sabrià, pidió públicamente a Junts que si tienen una propuesta alternativa a la mesa de diálogo la tienen que explicar. Y admitió: "En las negociaciones con la CUP hemos entrado más a fondo, con Junts nos está costando más". Sabrià los ha emplazado a abrir otras carpetas recordándoles que las preocupaciones de los catalanes, también de los independentistas, han cambiado. Ahora, subrayó, la República ya no está en el primer lugar, sino que hay el trabajo, la salud y la familia.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat