Esquerra Republicana ha empezado ya a poner negro sobre blanco sus propuestas concretas para seducir a los partidos con los que aspira a gobernar. Esta semana, Junts y la CUP ya recibirán los documentos elaborados por el comité negociador de los republicanos. La primera constatación, que de momento se ha hecho más trabajo con los anticapitalistas que con los de Puigdemont. La segunda, que salvo sorpresa mayúscula, los comunes quedarán fuera del ejecutivo. 

Que las conversaciones con la CUP van "mejor", lo ha manifestado esta mañana en El café de las idees de Ràdio 4 y TVE el vicesecretario general de ERC, Sergi Sabrià, que ha pedido públicamente a Junts que si tienen una propuesta alternativa a la mesa de diálogo la tienen que explicar. El objetivo de ERC es que cuando se reactive este espacio de negociación con el Estado español, todos los que formen parte de él se lo crean y asistan "con ganas". Dicho de otra manera, que no vuelva a suceder como en la pasada legislatura, cuando Quim Torra participó sin ninguna confianza que pudiera ser útil.

Sobre este punto, y tal como adelantó ElNacional.cat, se está avanzando para detallar la manera como se podrá auditar la mesa de diálogo sin tener que encorsetarla en fechas específicas. "Estaría bien tener unos objetivos, unos indicadores, que se puedan ir evaluando," ha afirmado Sabrià. El acuerdo entre ERC y el PSOE pasaba porque lo que se acabe pactando entre las dos partes lo acabarán votando los catalanes en un referéndum.

Según explican los republicanos, la negociación con Junts se encuentra atascada en la hoja de ruta y todavía no se ha empezado a hablar de otros aspectos clave como de qué forma se avanzará en la recuperación económica de la crisis derivada del coronavirus. "En las negociaciones con la CUP hemos entrado más a fondo, con Junts nos está costando más", ha reconocido Sabrià, que los ha emplazado a abrir otras carpetas recordándoles que las preocupaciones de los catalanes, también de los independentistas, han cambiado. Ahora, ha subrayado, la República ya no está en el primer lugar, sino que se encuantran el trabajo, la salud y la familia.

Contentos con la CUP

Con respecto a la CUP, Sabrià ha valorado positivamente que haya "un primer gran acuerdo para llevar el debate sobre cómo actualizar el modelo de orden público en el Parlament" y ha vuelto a puntualizar que no hay nada cerrado sobre cuáles tienen que ser las soluciones concretas, sino que el compromiso es para trabajar. En este sentido, ha remarcado que habrá que crear una comisión de estudio donde participen todos los grupos parlamentarios para revisar el modelo de orden público y ha reconocido que mientras no se aborda a fondo y se adopta una decisión definitiva sobre las balas de foam, hay que garantizar que la policía tenga herramientas.

Sabrià ha recordado que la CUP "no se ha involucrado nunca en la gobernabilidad" y que le gustaría que "ahora diera este paso". Por ahora, ha dicho, los republicanos están "muy ilusionados" y "contentos" de cómo están yendo las conversaciones con los cupaires.

En la imagen principal, una reunión de la ejecutiva de ERC

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat