El Govern se resiste a dar por hecha la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y reclama la "solidaridad anti-represiva por parte del Parlament". Así lo ha asegurado laconsellera de Presidència, Meritxell Budó, que dos días antes de la vista en el Tribunal Supremo del recurso de casación contra la inhabilitación del TSJC ha evitado abordar la respuesta a una posible inhabilitación porque considera que "adelantar escenarios" en este sentido equivale a normalizar la represión.

"Lo que está pasando es muy grave. Se está hablando de la posible inhabilitación del presidente para defender la libertad de expresión. Normalizar este hecho sería normalizar la represión. Y no podemos normalizar la represión", ha advertido Budó, aunque ha admitido que hay conversaciones entre los grupos políticos y las entidades para abordar esta situación.

Budó ha evitado responder a las críticas de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en el sentido que es difícil encontrar un interlocutor o la advertencia de miembros republicanos del Gobierno que reclament acordar una respuesta.

Apoyo a Torra

Según ha explicado, el Govern se ha limitado hoy a expresar explícitamente el apoyo a Torra. "Se ha verbalizado y se ha pedido que constara en acta el apoyo de todos los miembros del Govern al presidente Torra", ha explicado.

Budó ha recordado que este es el tercer caso de una posible inhabilitación del presidente en los tres últimos gobiernos, después de que Artur Mas fue inhabilitado por el procés participativo del 9-N y el 155 derogó a todo el ejecutivo de Carles Puigdemont. "Esperamos la solidaridad anti-represiva por parte del Parlament", ha asegurado en referencia al debate de política general que empieza mañana al pleno de la Cámara. Igualmente ha expresado la esperanza de que "el Supremo esta vez no dictamine como lo ha hecho hasta ahora e inhabilitando a otro presidente".

Meritxell Budó mascareta 3   Sergi AlcàzarUn momento de la rueda de prensa celebrada hoy en el Palau de la Generalitat / Sergi Alcàzar

Ayuda a la mesa de diálogo

En relación a la mesa de negociación con el Estado, Budó ha explicado que también el debate de política general "tiene que ayudar a esta estrategia de unidad". Ha insistido en que la voluntad es que en esta mesa se pueda hablar de autodeterminación y amnistía.

No obstante, ha insistido en que las fechas que tenemos sobre la mesa y nos preocupan son el día 17 y que el 27 de septiembre vuelve a declarar delante del TSJC, estas son las fechas, fruto de la represión del Estado.

Según Budó, Torra ha explicado ante los consellers que quiere centrar el debate de política general en la gestión de la pandemia y la obra de govern. El president ha expuesto ante el Consell Executiu como quiere abordar el debate que "se ha trabajado con todos los departamentos de la Generalitat".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat