El abogado Gonzalo Boye se ha mostrado convencido este viernes de que la millonaria indemnización al empresario Emiliano Revilla que le pide la Audiencia 32 años después de los hechos es un efecto directo de la "judicialización de la política" que se está viviendo en España y que viene motivada por el hecho de ser el abogado del presidente en el exilio, Carles Puigdemont.

"Podrán acosarme pero no derribarme", ha asegurado en una entrevista en el Tot es mou de TV3, donde ha denunciado una "intencionalidad muy clara" por parte de un tribunal que ha sido creado "ad hoc". "Primero me condenan por unos hechos que no cometí, y después soy el único que pago la responsabilidad civil que está prescrita hace muchos años", ha denunciado Boye.

Y es que la Audiencia ha decidido reclamarle una indemnización de 200 millones de pesetas -1,2 millones de euros- por el caso del secuestro del empresario Emiliano Revilla por parte de ETA el año 1988. Boye ya ha anunciado que recurrirá la sentencia y que hará lo posible para aclarar quién está reclamando este dinero y qué norma se está aplicando.

Boye pone en duda la validez de los poderes con los que la Audiencia está reclamando, ya que Revilla nunca pidió la indemnización y, además, el caso habría prescrito hace años. Sin embargo, el abogado no las tiene todas sobre cómo acabará la causa: "Nunca soy optimista cuando jugamos en España".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat