Jaime Mayor Oreja es recalcitrante y tozudo. Un hombre enganchado a una idea. El ex ministro del Interior de José María Aznar (1996-2001) está entregado a promover el relato que equipara la Catalunya del procés con la Euskadi aterrorizada por ETA. Mayor es hoy el principal fabricante de la imagen del "catalán violento" y ha puesto al servicio de esta tarea la fundación que preside, Valores y Sociedad.

Quien más contribuye a la difusión de esta manía es ABC, siemrpe al lado de Mayor desde que empezó su carrera política. Con información, pero también con columnistas como Isabel San Sebastián o Hermann Tertsch, claves en la propagación del relato en el diario y en las radios donde colaboran. También se suma algún nombre del parnaso del periodismo basura, como Eduardo Inda, para quien en Catalunya hay un "nivel de violencia no vivido ni al País Vasco" y vincula a Mas con "los terroristas". En el mismo nivel de ABC juegan dos radios, la Cope y EsRadio, la de Federico Jiménez Losantos.

El ciclo

Donde se fabrica el relato del "catalán violento", sin embargo, es a la fundación. Su actividad estrella para 2017 es el ciclo «El necesario fortalecimiento de España», organizado con una fundación similar, la Villacisneros. El 28 de febrero se celebró el primer coloquio de la serie, «El necesario fortalecimiento del coraje cívico para la defensa de España». La composición de la mesa redonda no engaña a nadie. Era una mezcla de víctimas de ETA y de representantes del unionismo catalán más incandescente, presentados como los "resistentes al separatismo". La comparación se hace sola.

Se sentaban juntos Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite (Colectivo de Víctimas del Terrorismo, una escisión del Asociación de Víctimas del Terrorismo, AVT) y hermana de Gregorio Ordóñez, concejal del PP asesinado por ETA en 1995; José Antonio Ortega Lara, el funcionario de prisiones secuestrado 532 días por ETA entre 1996 y 1997; Mariano Gomà, presidente de Sociedad Civil Catalana; Josep Bou, presidente de Empresaris de Catalunya; Dolores Agenjo, la directora de instituto que se negó a dejar las llaves del centro para el 9N, y Jorge Campos, presidente de la Fundación Nacional Círculo Balear.

El ambiente venía caldeado por las radios y ABC, que entrevistó a todos los panelistas en los días previos a la cosa. El tono del acto lo da la presentación de los participantes. Dolores Agenjo es "la expresión del coraje cívico en Catalunya" y Gomà y Bou son "dos empresarios que se juegan sus negocios plantando cara al rodillo separatista", mientras que Campos "desde los 19 años desafía el pancatalanismo" en las Baleares.

Moderaba la mesa redonda Ana Velasco Vidal-Abarca, hija del comandante Jesús Velasco, asesinado por ETA en 1980, y de Ana María Vidal-Abarca, fundadora del AVT, de la que fue presidenta entre 1989 y 1999. Velasco hija militó en el PP y después en VOX, el partido que quiere adaptar a España el Frente Nacional de Marine Le Pen. Ortega Lara también es militante de este partido.

La coordinadora del ciclo es María San Gil, expresidenta y candidata del PP vasco a la lehendakaritza en 2005, una "hija política" de Mayor Oreja, como ella se ha definido. San Gil siempre ha sido intransigente con cualquier perspectiva de negociación con ETA —ella se sentaba en la misma mesa que Gregorio Ordóñez cuando lo mataron a sangre fría.

Quién compra el relato

La convocatoria tuvo éxito. No sólo porque la sala estaba llena hasta los topes —unas 500 personas— sino, sobre todo, porque otros medios además de'ABC, compraron la equiparación entre ETA y el independentismo. El Español, por ejemplo, retrata a los panelistas como "seis personas que por experiencia personal hacen frente a las imposiciones del nacionalismo". Todos iguales, lo mismo una víctima de ETA o un unionista catalán incólume.

La crónica de El País también cae en la misma trampa y resume así el contenido de la sesión: "La apuesta de la Generalitat por declarar la independencia de Catalunya. La agresión sufrida por un grupo de guardias civiles en Alsasua, Navarra. La política de inmersión lingüística en las Islas Baleares. El papel del Gobierno en la respuesta al independentismo. La herencia de ETA y la batalla por el relato de la memoria entre las víctimas y los asesinos". Todo se valora al mismo nivel: los asesinatos de ETA y la enseñanza del catalán.

El Mundo hizo una reseña breve. La Razón, sin embargo, titula su crónica "El tiempo de los héroes civiles". Arranca así: "decidieron un día rebelarse ante el miedo, la injusticia, la imposición o los totalitarismos en representación de aquellos que no tienen voz o que la han acallado". Etcétera.

Agenjo "ejemplo de resistencia cívica ante el establishment secesionista", según ABC, "enardeció la audiencia". No es extraño. En su intervención soltó algunas como esta: "han sido años de ver como se vulneraban los derechos lingüísticos de la población castellanohablante, que es la mayoritaria. 40 años de ver como los niños castellanohablantes no pueden escolarizarse en su lengua materna. 40 años de silencio por miedo que te etiqueten, que te clasifiquen, a entrar en una lista negra". La ex profesora y ex candidata de Ciudadanos exclamó: "¿Dónde está el Gobierno [español]? (...) El problema de Catalunya lo es de toda España. Por favor, ayudadnos porque está en juego España y la libertad".

El catalán no piensa

Y así todo. Gomà explicó al público que "la espiral independentista" ha hecho que los catalanes "se miren de reojo", variante benigna del "catalán violento" puesta en circulación por el exministro Fernández Díaz.

En la entrevista previa, la periodista de ABC pregunta a Gomà si "se entreven signos de agotamiento o el suflé sigue alto". Es otro clásico actual: el proceso es un suflé, un calentón temporal. Gomà responde que los soberanistas "han conseguido que renunciemos al orgullo del catalán de haber sido la comunidad más culta y más abierta de España".

En una tribuna en el mismo diario, Gomà añade más leña al fuego del "catalán violento". Describe una Catalunya donde "se ha armado de odio a los grupos radicales que se atreven a enfrentarse física y violentamente a cualquier disidente". Literalmente. Por lo tanto, pide "a España y su Gobierno que, sin más dilación, apliquen medidas contundentes, evitando por descontado cualquier tipo de violencia, que por otra parte no será nada fácil".

Por su parte, Bou advirtió contra "los silentes" que no "se meten en enredos|líos" para no comprometerse. A la entrevista previa, el empresario pastelero había explicado que "en el pueblo catalán se le ha enseñado a sentir|oír, no a pensar".

Violentos y "armados de odio" según Gomà. Un rebaño sentimental y atemorizado, según Bou.

Campos no se quedó atrás. Se quejó de que "tenemos un nacionalismo que es de fuera. Somos víctimas del nacionalismo totalitario, casi un tercio de España sufre las consecuencias de un nacionalismo totalitario", en referencia a la enseñanza del catalán en las Islas.

San Sebastián "iDónde está el Gobierno") y Tertsch ("De la ley al coraje") dedicaron sus columnas a la cosa.

Entre el público estaba, claro, Jaime Mayor Oreja. También Esperanza Aguirre o Santiago Abascal ("Santi", escribe a la periodista de l'ABC con aquella familiaridad). Abascal es el presidente de VOX.

Más actos

Este acto sólo es el primero de la serie, que cubre todo el campo donde construir el relato del "catalán violento". María San Gil, acompañada de José María Aznar, explicó el 23 de enero el resto de la operación.

En marzo, el historiador Fernando García de Cortázar y Esperanza Aguirre hablarán de "El fortalecimiento de la Nación" para recordar "los innumerables hechos históricos que nos tendrían que llevar a oírnos|sentir plenamente orgullosos de ser españoles". Aguirre es quien dijo que "España es una gran nación con 3.000 años de historia. Eso lo tienen que saber los niños".

Jaime Mayor y Jon Juaristi —un ex militante de ETA (pm) converso que circula en este entorno desde hace años— afrontarán en mayo "el fortalecimiento de la verdad frente a las mentiras del nacionalismo (...) más preocupado por los presos que para colaborar con la justicia en la reapertura de casos que ayuden a aclarar los más de 300 asesinatos sin resolver, más preocupado para consolidar su parcela de poder marcando distancia con el resto de España que de la convivencia". Una vez más, terrorismo y secesionismo son vistos como el mismo problema.

El mismo mes, el ciclo se centrará en "El fortalecimiento de la conciencia de España". El objetivo aquí son los medios de comunicación "esenciales" porque el "relato inmediato es fundamental a la hora de mover las conciencias y de conseguir la necesaria movilización en defensa de la Nación". Participarán Bieito Rubido, director de ABC; Federico Jiménez Losantos, director de EsRadio; Paco Marhuenda, director de La Razón; Carlos Herrera, Director de La Mañana de Cope; Antonio Fernández Galiano, Presidente de Unidad Editorial, editora de El Mundo. Modera: Isabel San Sebastián.

En junio, Alejo Vidal Quadras hablará sobre "el fortalecimiento de la democracia y el Estado de Derecho" y Hermann Tertsch "del fortalecimiento de España en el nuevo escenario mundial".

La obsesión

Este plan responde punto por punto a la línea de Mayor Oreja y su entorno. Viene de lejos. En octubre de 2004, Mayor equiparó "los problemas territoriales" con "la lucha contra el terrorismo". Se refería al "plan Ibarretxe" y a "la ruptura reformista de Maragall y Carod".

Tres meses después, insistía. ETA, además de hacerse notar en el "plan Ibarretxe (...) apadrina el arbitraje de ERC en el conjunto de España". Para Mayor, la reforma del Estatut entonces en curso era la secesión "en cámara lenta".

En un encuentro con Aznar, Acebes y Rajoy, en octubre de 2010, vinculó la fortaleza de ETA con las consultas por la autodeterminación celebradas en algunos municipios catalanes. "No sólo se medirá la fortaleza de ETA por el número de comandos operativos sino por el número de referéndums de autodeterminación que se han hecho en Catalunya", dijo. En la misma línea, el retraso del Tribunal Constitucional al sentenciar el Estatuto "da aire a ETA".

Mayor valoró el encuentro de Carod con dirigentes etarras en Perpinyà así: "ETA ha llegado a Catalunya porque se da cuenta de que no podía romper España sólo desde el País Vasco y por eso ha hecho el salto de Estella a Perpinyà". Era abril de 2011. Al año siguiente, en una entrevista (otra más) a ABC, insiste en que es necesario hacer frente al independentismo catalán como se hizo con ETA. Etcétera.

El exministro nunca aporta ningún dato ni hecho —fuera del encuentro de Carod, que pidió a los dirigentes de ETA la disolución de la banda— que justifique su convencimiento. Se corresponde más bien con una obsesión, según el diccionario: apoderamiento del espíritu por una idea, una palabra o una imagen persistente.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat