Un año y nueve meses de prisión. Esta es la condena emitida este miércoles por la Audiencia de Barcelona para un hombre que picó una cadena que cerraba las puertas del parque de la Ciutadella y agredió a un mosso de Esquadra que lo quería impedir.

El hombre fue arrestado durante la protesta del 30 de enero del 2018 por la investidura fallida del president Carles Puigdemont. La fiscalía pedía tres años de prisión para él, que durante el juicio negó los hechos. La Generalitat, que inicialmente hacía de acusación, comunicó su retirada el día antes del juicio. La sentencia se puede recurrir.

Según considera probado la Audiencia, hacia las 13.30h varias entidades independentistas habían convocado una concentración al parque de la Ciutadella para dar apoyo a Carles Puigdemont aunque el pleno de investidura se había aplazado. La mayor parte de los concentrados se situaron en el paseo Lluís Companys, con unas 5.000 personas en el momento más álgido.

En la avenida Marquès d'Argentera se concentraron unas 2.700 personas. Algunos de estos concentrados forzaron las cadenas que cerraban al menos tres de los accesos al parque, cosa que permitió a centenares de manifestantes superar el cordón policial y saltar los muros perimetrales. De los que entraron al parque, unos cuantos saltaron las vallas de seguridad y se enfrentaron en los agentes, a los cuales tiraron objetos y empujaron e insultaron, cosa que generó momentos de tensión y cargas policiales.

A golpes de martillo

En este contexto, cabe a las cuatro y media de la tarde, el acusado, J.M.R.C., iba con un casco de moto de trial integral puesto y un pañuelo, protecciones en brazos, piernas y tronco. Iba con cuatro o cinco manifestantes por el interior del parque y otros manifestantes, desde fuera, lo animaban para romper el candado de una de las puertas metálicas a golpes de martillo.

Cuando unos mossos de paisano se identificaron como policías y le dijeron que parara, no les hizo caso. Los mossos lo hicieron retirar de la puerta, y el hombre pasó el martillo a otro individuo, dio una patada y un empuje a uno de los agentes y corrió para intentar huir. Pero otro agente le hizo la zancadilla y cayó al suelo, donde fue arrestado.

La versión del acusado

Durante el juicio, el acusado explicó que entró en el parque desde el paseo Lluís Companys cuando la puerta ya estaba abierta. Fue hacia otra puerta, más cerca de la calle Wellington, y vio en el suelo un martillo de albañil. Le llamó la atención y lo utilizó para picar la cadena, pero no la cerradura. Entonces llegó otro chico que se identificó como ingeniero del Maresme y le dijo que no picaba bien. El acusado le dio el martillo y este segundo chico empezó a picar.

juicio acusado investidura fallida puigdemont - acn

Imagen del juicio en la Audiencia de Barcelona contra un acusado de agredir un mosso en la Ciutadella en enero del 2018 | ACN

Fue entonces cuando oyó que unos hombres le gritaron que eran policías pero no le enseñaron ninguna placa identificativa, dijo. Lo cogieron por los brazos, hizo bastante y cayó por culpa de una zancadilla de los agentes. Los mossos lo cogieron por la cabeza, los hombros, la cintura y las piernas, y negó que diera ninguna patada o empuje a los agentes. La caída en el suelo con la rodilla lo dejó nueve meses de baja.

El tribunal da credibilidad a la versión policial y por eso condena al acusado a un año y medio de prisión por desórdenes públicos graves y a tres meses por resistencia a la autoridad.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat