Unas 400 personas, según los organizadores, se han manifestado este lunes por la noche en Vilafranca del Penedès en contra de la condena a Adrián Sas, sentenciado a 3 años y 6 meses de prisión acusado de agredir a la policía durante los disturbios del primer aniversario del 1-O. El juez lo considera responsable de un delito de atentado contra los agentes de la autoridad y lesiones, mientras lo absuelve de desórdenes públicos en una sentencia que Sas considera una "farsa".

El joven, vecino de Vilafranca e implicado en el tejido asociativo, cree que la sentencia estaba decidida antes del juicio e insiste en que se basa en pruebas sin garantías en la cadena de custodia. Sas ha advertido que mantendrán las protestas a la calle como la de aquel 1 de octubre del 2018: "No desfalleceremos".

Persistirán con las protestas en las calles

"Ante este nuevo ataque e intento de hacernos claudicar en la lucha, tenemos que hacer que esta sentencia no nos llene de tristeza, sino de rabia", ha afirmado Sas antes de iniciar la manifestación de esta noche, donde ha animado a los asistentes a "no dar ningún paso atrás, sino adelante". Sas ha acusado los poderes políticos y judiciales de querer "deslegitimar" la lucha obrera y ha advertido que se persistirán con las protestas a las calles. "También nos encontrarán en las urnas, que es lo único que les importa para mantener su asiento y estatus", ha añadido.

Sas ha reprochado de nuevo al Gobierno que mantuviera la acusación particular contra él, con peticiones de prisión que sumaban 5 años y medio. Al mismo tiempo, ha cargado especialmente contra el testigo del mando de los Mossos d'Esquadra Jordi Arasa, recordando que fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión por el desalojo de la acampada del 15-M. A la manifestación de este lunes también ha participado la presidenta de lo Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, para reclamar coherencia al Gobierno y que deje de hacer acusación popular causas por movilizaciones independentistas.

El Ayuntamiento pide a la Generalitat que se retire como acusación

El Ayuntamiento de Vilafranca ha vuelto a reclamar a la Generalitat que se retire como acusación en el proceso judicial contra el joven y ha expresado y afianzado la solidaridad del consistorio con él y con su familia "por todo el sufrimiento y los daños que se derivan de la situación de judicialización que están viviendo".

En este sentido ha expresado en un comunicado el convencimiento que la identificación de Sas no fue "clara", ha lamentado que "muchas" de estas movilizaciones "han acabado con detenciones y denuncias" y ecuerda que el joven ha manifestado "en todo momento" que no agredió a nadie.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat