La Policía de Hong Kong planea contar con 3.000 agentes antidisturbios de guardia para impedir cualquier concentración ilegal en recuerdo de la masacre de Tiananmen, de la que el próximo día 4 se cumplen 32 años, informó hoy el diario hongkonés South China Morning Post. Según el rotativo, será el mayor despliegue de agentes de manera preventiva en lo que va de año.

Entre los lugares que contarán con mayor vigilancia estarán el céntrico parque Victoria (tradicional lugar de congregación para la vigilia de Tiananmen en Hong Kong) y los aledaños del Museo del Cuatro de Junio, clausurado temporalmente tres días después de su reapertura, ya que las autoridades alegaron este martes supuestos problemas con la licencia de operación del centro.

Por segundo año consecutivo, la multitudinaria vigilia convocada por la Alianza de Hong Kong de Apoyo a Movimientos Patrióticos Democráticos de China (HKA, por sus siglas en inglés) no contó con el visto bueno de las autoridades, que arguyeron que la situación pandémica no permite realizarla con seguridad.

26 detenidos el año pasado

A pesar de la prohibición del pasado año, unas 20.000 personas se reunieron en el parque Victoria, tras lo que 26 activistas y opositores fueron detenidos y varios de ellos han sido ya sentenciados a penas de cárcel.

Las manifestaciones de Tiananmen se iniciaron a mediados de abril de 1989 a raíz del luto por el entonces recientemente fallecido ex secretario general del Partido Comunista de China Hu Yaobang, exponente del ala aperturista, y los participantes fueron inicialmente universitarios que pedían reforma política y el fin de la corrupción desatada con la apertura económica iniciada en la década anterior.

La represión a estas protestas, a las que progresivamente se fueron uniendo trabajadores e incluso funcionarios chinos, y en las que se terminó pidiendo la democratización del régimen, dejaron un número todavía desconocido de manifestantes muertos a manos del Ejército, cuyos efectivos también sufrieron varias bajas.

El Museo del Cuatro de Junio de Hong Kong, dedicado a la memoria de la masacre de Tiananmen de 1989 en Pekín, cerró el martes, tres días después de su reapertura, por supuestos problemas con las licencias. La HKA, responsable del museo, detalló en un comunicado que el centro recibió la inédita visita de funcionarios del departamento de alimentación e higiene medioambiental, quienes alegaron que el museo carecía de la licencia adecuada para operar. Así las cosas, los gestores del museo decidieron "que hacía falta asesoría legal sobre este asunto", así como "la clausura temporal, hasta nuevo aviso" a fin de "proteger la seguridad de los empleados y los visitantes" en medio de una "difícil situación política".

Según la HKA, más de 550 personas visitaron el museo durante los tres días que permaneció abierto.

 

Imagen principal: Acto de tributo a las víctimas de Tiananmen en Hong Kong / Efe

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat