El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha vuelto a condenar a Turquía por encarcelar a un periodista después del intento de golpe de Estado del 2016. Según el tribunal, el encarcelamiento se produjo "sin razones justificadas para sospechar que el demandante cometiera un delito". Ya son 19 los periodistas turcos a los que el TEDH ha avalado en circunstancias similares, según recuerda Efe. La Corte europea ha sentenciado el Estado turco a indemnizar al demandante con 12.240 euros por daños morales y vulneración de sus derechos a la libertad, la seguridad y la libertad de expresión.

El periodista Ali Bulaç fue detenido el 26 de julio de 2016 después de que el medio donde trabajaba fuera considera un órgano de prensa de Fetullah Gülen, predicador contrario a Recep Tayyip Erdogan, el presidente turco. El juez consideró que Bulaç hacía "apología de una organización terrorista" con sus artículos. Bulaç fue puesto en libertad brevemente el año 2018, antes de ser condenado a 8 años y nueve meses de prisión.

El periodista turco ha defendido ante la Corte del TEDH que no había ninguna prueba que para el suyo su encarcelamiento, lo que considera excesivo. El tribunal se ha mostrado de acuerdo y ha concluido que "la privación de libertad en litigio no fue proporcionada".

El TEDH ha aprovechado la sentencia para recordar en Turquía que "la detención de voces críticas genera efectos negativos múltiples", como "un efecto disuasivo sobre la libertad de expresión, intimidando a la sociedad civil y silenciando a las voces divergentes."

En punto de mira de Erdogan

Las regulares sentencias en que el TEDH señala las violaciones de los derechos humanos que comete Turquía han llevado a su presidente a cargar contra el tribunal. En diciembre Edorgan ya mostró su rechazo hacia la Corte europea cuando esta reclamó que liberara "inmediatamente" al antiguo copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el kurdo Selahattin Demirtas.

En aquella ocasión Erdogan utilizó a España como ejemplo. El presidente turco aseguró: "Hay una decisión anterior del TEDH sobre el partido Batasuno en España y en esta decisión no se tolera ni siquiera hablar a favor del terror. Este individuo, Demirtas, es responsable del asesinato de muchas personas en las protestas de Kobani y (el TEDH) exige su liberación. Eso es tener una doble moral, es hipocresía". El ejemplo español le sirvió al mandatario para asegurar que el tribunal tiene un criterio sesgado cuando se trata de su país.

 

Imagen principal: El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan durante una rueda de prensa / Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat