El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha cargado este miércoles contra la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, de reclamar que Turquía "libere inmediatamente" al antiguo copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el kurdo Selahattin Demirtas.

"El Tribunal Europeo no puede decidir en nombre de nuestros tribunales", ha manifestado, antes de indicar que el acta "tiene dos caras". "Esta decisión es puramente política y sabemos los motivos que hay detrás", mientras comparaba la postura sobre Demirtas con la de avalar en el 2009 la ilegalización de Batasuna. Erdogan se ha escudado en la decisión del Gobierno español sobre el partido vasco, que el Tribunal Europeo validó en su día.

El ejemplo de España

"Hay una decisión anterior del TEDH sobre el partido Batasuna en España y en esta decisión no se tolera ni siquiera hablar a favor del terror. Este individuo, Demirtas, es responsable del asesinato de muchas personas en las protestas de Kobani y (el TEDH) exige su liberación. Eso es tener una doble moral, es hipocresía", ha manifestado.

Erdogan ha indicado que "si el TEDH quiere contar con el respeto de Turquía, tiene que cuestionar sus inconsistencias", y ha descrito a Demirtas como "un terrorista con disfraz de político" y lo ha responsabilizado de "la muerte de decenas de personas inocentes".

La gran sala del TEDH falló el martes que las autoridades turcas han violado la libertad de expresión, el derecho a la libertad y la seguridad, y el derecho a una decisión rápida sobre la legalidad de la detención y el derecho a unas elecciones libres, en el proceso contra Demirtas, uno de los principales líderes opositores kurdos del país.

Destacó que los jueces determinaron, con 15 votos a favor y dos en contra, que "el Estado tiene que tomar todas las medidas necesarias para garantizar la liberación inmediata del demandante", una decisión que ha sido inmediatamente aplaudida desde el partido kurdo.

"El tribunal ha determinado en particular que las interferencias con el ejercicio del derecho a la libertad de expresión del demandante, principalmente la retirada de su inmunidad parlamentaria como resultado de la enmienda constitucional del 20 de mayo de 2016, su detención inicial y continuada antes del juicio y los procedimientos penales contra él por delitos de terrorismo a partir de sus discursos políticos, no se ciñen a la ley según el artículo 10 de la Convención (Europea de Derechos Humanos)", señaló en su comunicado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat