Cuando sólo hace 24 horas que Jean Castex ha sido nombrado primer ministro de Francia, este ya sido objeto de burla por su acento catalán. Según ha adelantado el diario francés Midi Libre, varios usuarios ya han soltado algunos comentarios, como "un acento sagrado del sur", "el mismo acento que la cocinera Maïté", o "su acento rocoso como la tercera mitad del rugby".

Todo ha venido a raíz de su primer discurso como jefe del gobierno francés este viernes en París, en que parece ser que su acento no pasó desapercibido para muchos franceses.

En defensa de Castex

Sin embargo, también ha habido otros usuarios que han salido a defender a Castex, como es el caso del famoso periodista Jean-Michel Aphatie, quien ha recordado que todo el mundo "tiene acento". ¿"Excopto yo, que curioso, no?", ha cuestionado irónicamente.

En este sentido, el sociolingüista Philippe Blanchet ha recordado que "subrayar el acento de un interlocutor de esta manera se considera una discriminación. Eso se llama glotofobia". Sin embargo, Blanchet reconoce no estar sorprendido por estas reacciones. "Es una glotofobia institucionalizada", ha explicado a France 3 Toulouse.

A finales de mayo, Michel Feltin-Palas, especialista en idiomas regionales y editor en jefe de El Express, denunció a Midi Libre que "los acentos regionales son discriminados y no se hace nada al respecto". Un fenómeno señalado en el libro precisamente coescrito con Jean-Michel Apathie, Tengo acento, y qué?.

Para luchar contra esta discriminación, el diputado de la región sureña de Hérault, Christophe Euzet (del partido de Macron) ha presentado un proyecto de ley. "¡Quiero que nuestro acento sea respetado!", ha reclamado a Midi Libre. También ha lamentado que "los acentos no tienen derechos de ciudad en las cadenas de radio y televisión, en el mundo político y en la cabeza de funciones principales, administraciones o empresas públicas".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat