Algo muy gordo tiene que estar pasando entre las bambalinas socialistas cuando uno de sus presidentes de comunidad autónoma, el aragonés Javier Lambán, ha disparado contra Pedro Sánchez con una agresividad más propia de un adversario político que de uno de sus barones del partido. Ha dicho Lambán que  está en contra del plan de desescalada aprobado por el gobierno español, que hará todo lo posible por cambiarlo y que "salvar vidas está muy por delante de salvar políticamente a Pedro Sánchez".

Ya no se trata de que el desconfinamiento del gobierno español haya sido unilateral -no ha sido consensuado con nadie-, improvisado -se tuvo que alargar un Consejo de Ministros para alcanzar un mínimo acuerdo- y políticamente perverso -todo él rezuma un peligroso neocentralismo bajo un mando único-, sino que la política española ha girado contra Sánchez. Primero los adversarios y ahora los suyos. Madrid, tan acostumbrada a conspirar contra quien sea, ve al presidente más débil que nunca y con las alianzas parlamentarias que le llevaron a la Moncloa deshilachadas por el frente vasco y el catalán. Claro que se pueden recoser a tiempo de que el Gobierno salve la prórroga del estado de alarma pero el Ejecutivo deberá rectificar y los aliados asumir que suben al Titanic cuando la orquesta ya ha empezado a tocar.

No tengo ninguna buena opinión de Lambán, que me parece un político mediocre y recuerda mucho a Ibarra, Bono o Chaves, socialistas ilustres que se abrían paso a costa de declaraciones siempre subidas de tono y con los catalanes como únicos destinatarios. Un testigo que más recientemente ha recogido Josep Borrell. Pero Lambán muchas veces dispara por cuenta ajena, como el castellano-manchego García Page. Ese sonoro bofetón a su jefe solo se propina cuando tienes muy descontado que tu futuro político ya no pasa por él y que, aunque Sánchez ha demostrado que tiene siete vidas, igual es que las ha consumido todas. Lambán puede estar hablando por boca de Felipe González, al que últimamente ha defendido como ya solo hace el PP.

Con la crisis de salud y la económica plenamente instaladas en la sociedad española, Sánchez tiene un nuevo frente. El de los suyos. Como dice el refrán, Dios mío, cuídame de mis amigos, que de mis enemigos me cuido yo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat