"Los catalanes hacen cosas", que decía el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Una frase que ha inspirado burlas, risas, gags e incluso galardones. Así lo explicaba el presidente de la asociación Welcome Talent Society, Bru Recolons. "Como los catalanes hacemos cosas, que decía Rajoy, esta es una: tenemos talento y lo premiamos. Nuestro modelo es el de la creatividad".

Se trata de los Premios Talento que la Cambra de Comerç de Barcelona, liderada por Joan Canadell, y la asociación han convocado esta semana para premiar actores destacados de la economía catalana y realzar el tejido empresarial del país. Unos galardones que se celebrarán el mes de julio, pero que el famoso economista Xavier Sala-i-Martin presentó el miércoles pasado a la Casa de la Llotja con una master class sobre el talento.

Y es que el concepto del talento es ambiguo. Se habla a los diarios y a las noticias, y llena titulares de todo tipo: "Barcelona, polo de atracción del talento," o "Las start-ups tecnológicas y el talento internacional", pero también noticias como "El 70% de las empresas catalanas tienen problemas al mismo tiempo de encontrar el talento que necesitan". ¿Y es que, qué es el talento? ¿Es una cosa innata? ¿Se entrena? ¿Se estudia? ¿Cómo se hace y cómo se capta el talento? ¿Tenemos talento en Catalunya? Hora y media de discurso que entre anécdotas, carcajadas y lecciones trata de poner luces y sombras a estas preguntas.

Catalunya, el Rey y las instituciones

A a Xavier Sala-i-Martin lo presentan como uno de los ejemplos de talento catalán. Seguramente es por eso que es él el encargado de hacer la master class sobre talento y, en palabras suyas, "si no hay talento no hay ideas, y si no hay ideas no hay progreso". El economista y profesor de la Universidad de Columbia lo tiene bien claro: "Las ideas son el motor del progreso". El talento catalán también lo reivindica a menudo el presidente cameral, Joan Canadell, quién asegura que "Catalunya ha estado siempre sociedad creativa y con talento que ha sabido innovar y crear cosas nuevas: vacunas, transfusiones de sangre, antenas de móvil... Para Catalunya, la emprendeduría y el talento son clave y hay que potenciarlos", asevera Canadell.

Pero rebobinamos. La conferencia de Sala-i-Martin sobre el talento empieza diciendo que "de los grandes males de la humanidad ya hemos derribado tres, ahora ya sólo queda el Rey", en una sala llena a tope que estalla a carcajadas. ¿El Rey? "Sí, el Rey". Según explica, "una de las razones que dan a los economistas a fin de que unos países avancen más que los otros es el Rey, que hace que algunos lugares tengan la capacidad de frenar el progreso". Frenarlo por miedo o por convicción, como el miedo de perder el trabajo si se avanza demasiado a nivel tecnológico, por ejemplo.

La clave de la prosperidad de una Catalunya independiente será el cambio del sistema institucional

Citando el libro Why Nations Fail, que baila sobre la hipótesis que lo que determina el éxito de las naciones son los entornos institucionales que tienen, Sala-i-Martin explica que hay dos tipos de instituciones: las de tipo extractivo, "aquellas en que la élite y los amigos del Rey extraen las rentas del resto de la población porque hay un sistema legal que se lo permite" y las de tipo inclusivo, aquellas que "progresan porque todo el mundo tiene oportunidades de educarse y progresar". De esta manera, "los extractivos fracasan y los inclusivos prosperan".

¿Y en Catalunya qué pasa? Según Sala-i-Martin nos encontramos en un "punto intermedio". "Si que ha habido gente que vive del BOE pero la mayor parte de los empresarios catalanes se han tenido que buscar la vida y por eso vivimos en uno entremedio entre la extracción y la inclusión". Y más: "Por eso hay muchos independentistas que piensan que cuando nos deshacemos de la deuda del Estado podremos hacer más cosas, pero la clave está en el modelo institucional que tomemos. Ha habido colonias españolas que se han independizado y no van bien del todo porque han heredado sus instituciones". Y por lo tanto, una Catalunya independiente y próspera...? "La clave de la prosperidad cuando Catalunya sea independiente será el cambio de sistema institucional para convertirlo en un sistema verdaderamente inclusivo".

¿Miedo a los robots?

La cuarta revolución industrial que vivimos y la rapidez a la que avanzan las nuevas tecnologías es uno de los fenómenos que pone a prueba el talento mundial. Las empresas necesitan, cada vez más, mano de obra formada y preparada para trabajar en las novedades del mercado, pero los estudios señalan que hay un sesgo entre lo que se estudia a las universidades y lo que se pide al mercado laboral. Y en este contexto, se añaden los miedos sobre las tecnologías que se están desarrollando como la inteligencia artificial, el blockchain, el 5G, etcétera. Dudas como "¿provocará el fin del empleo?" llenan varios debates.

Los robots no nos robarán los trabajos, al menos no en los próximos 100 o 200 años

Citando algunos sabios del mundo empresarial y tecnológico como Elon Musk (Tesla), Bill Gates (Microsoft) o el historiador Yuval Harari, estos avances tan rápidos pueden provocar unos desajustes que "harán a la gente perezosa y desinteresada hasta el punto que nadie las quiera contratar". Pero Sala-i-Martin recuerda que "la mayor parte de analistas dicen que eso que los robots nos robarán los trabajos no es verdad, al menos en los próximos 100 o 200 años."

Y el toque de humor: Los robots aprenden muy lentamente. Toda aquella gente que tengáis miedo de que vengan los robots a casa y os lo roben todo, un consejo: cerrad la puerta, porque os recuerdo que todavía no saben abrir puertas". Así pues, según el profesor de Columbia el truco está en qué "habrá que entrenar aquellos que ahora no son capaces de trabajar con las nuevas herramientas para que puedan hacerlo".

Los secretos de Silicon Valley

¿Cuál es el secreto del modelo exitoso de Silicon Valley? "Nos pensamos que sabemos cómo funciona pero nadie lo entiende y nadie podrá replicarlo nunca", avisa Sala-i-Martin, "porque estas cosas no se planean, surgen. Lo que sí que sabemos es que hay una cosa que todos los lugares exitosos tienen en común: el talento". La pregunta que nos tenemos que hacer es "¿de dónde sale este talento? Cómo fomentamos un país con talento creativo y adaptativo"?. El economista considera esenciales varios conceptos.

De entrada, se pregunta, "qué enseñamos a nuestros niños"?. Partiendo de la teoría del educador y conferenciante Ken Robinson, que cuestiona el sistema educativo que reciben nuestros niños y considera que "tenemos que enfatizar la creatividad, el espíritu crítico, el trabajo en equipo, la observación, el arte, conectar ideas", Sala-i-Martin se muestra de acuerdo. "El sistema educativo mata la curiosidad. Tenemos que dar las herramientas a los estudiantes para que se puedan ir adaptando a las necesidades del mundo laboral, tenemos que hacer cosas que las máquinas nunca serán capaces de hacer, como fomentar el contacto humano," explica.

Y es que la importancia de tener curiosidad y sentido crítico fomenta uno de los bienes más preciados de la sociedad: las ideas. "El 72% de las ideas de las empresas las tienen los trabajadores", explica el profesor de Columbia. "El 20% de las ideas provienen de los ciudadanos no investigadores, como estudiantes, maestros, poetas, etc. Sólo el 8% de las ideas proviene del R+D, y eso es muy importante porque a menudo se habla de las inversiones para los investigadores, y no es exactamente eso", recuerda Sala-i-Martin.

La dicotomía española: innovación y ley Wert

​España es, probablemente, uno de los países con una ley de educación más nueva: la ley Wert. Muchos la recordarán como uno de los ítems más polémicos del PP del 2013. Sala-i-Martin pregunta que "cuando se discutió la ley, ¿alguien recuerda que se discutiera alguna cosa sobre inteligencia artificial, la cuarta revolución industrial, etcétera? No. Entonces el debate era en qué lengua se dan las clases y si religión cuenta para la media. Este es el nivel de debate que tenemos aquí", critica al economista.

El sistema educativo es una gran dicotomía: tanto puede ser el trampolín hacia una manera de hacer creativa y ambiciosa como puede suponer una montaña. En este sentido, pues, según el economista "es un error que toda la responsabilidad de la educación de nuestros hijos recaiga sobre la escuela y los profesores. Tenemos que cambiar nuestra cultura y lo que enseñamos a los niños". Comparando a nuestra sociedad con las sociedades asiáticas, el profesor recuerda que "el héroe de la escuela acostumbra a ser el que saca buenas notas sin hacer nada, el deportista, el malote.... el que trabaja es un pringado. Tenemos que cambiar eso; en los países asiáticos los que trabajan y se esfuerzan son los héroes de la escuela y de casa, y es el ejemplo que determina cómo son después".

Y es que no hay una respuesta a la idea del talento. Se trata de esfuerzo, ambición, trabajo, cultivarse, educación crítica... En definitiva, encaminarse hacia a una manera de hacer y de responder ante las adversidades que ahora la Cámara y la asociación Welcome Talent Society quieren premiar y reivindicar el talento catalán.

Los Premios Talento

Los galardones quieren reconocer actores destacados de la economía catalana y realzar el tejido empresarial del país. "Desde la Cámara, queremos sumarnos para potenciar el talento nacional", ha asegurado el presidente de la corporación, Joan Canadell, durante la presentación de los galardones. El acuerdo entre ambas entidades se enmarca en los ejes del proyecto Catalunya 2030/2040, impulsado por la Cambra de Comerç de Barcelona para configurar un nuevo modelo económico en el territorio.

Mediante este acuerdo se prevé trabajar en la identificación, incubación y aceleración de proyectos y empresas innovadoras. Los nuevos premios parten de los Premios Talento, creados hace cinco años, y pretenden identificar y difundir nuevos proyectos y empresas; incubar y acelerar proyectos empresariales; dar a conocer el "talento pasado y presente de Catalunya", y buscar los recursos para "acompañar" estos proyectos.

Durante la presentación, el presidente de la Cambra de Comerç ha resaltado la "creatividad" de los catalanes. "Para Catalunya, la emprendeduría y el talento son claves y hay que protegerlos", ha manifestado. En este sentido, ha destacado los Premios Talento Cámara como una "herramienta de país" para "contribuir a cambiar al modelo económico" de Catalunya.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat