Economista reconocido y mediático y profesor de Columbia y la UPF, Xavier Sala-i-Martín no tiene pelos en la lengua. Hoy nos recibe en un despacho del grupo editorial Penguin Random House para hablar de su nuevo libro, La invasió dels robots i altres relats d'Economia en colors, el programa de TV3 que ha conseguido llevar la economía al prime time. Un libro que, por cierto, presentará el próximo martes a las 19.00 en la Biblioteca Jaume Fuster de Barcelona. Antes de sentarse con nosotros, sin embargo, se cambia la americana: se pone una de color verde chillón, marca de la casa. Empezamos hablando de política catalana, un tema que domina y que también, según cómo, le enciende.

En el libro explica que hacer predicciones sobre cómo irá la economía es muy difícil, y, cito textualmente: "Hacer predicciones negativas en tiempo de crisis puede agravarla. Hacer predicciones positivas puede contribuir a que la economía salga de la recesión. Eso las instituciones públicas lo saben [...] y hacen predicciones increíblemente positivas cuando llega la crisis. No porque piensen que la economía irá bien, sino porque intentan manipular las expectativas de la gente con el objetivo de que hagan lo que el gobierno quiere que hagan". ¿Está pasando al revés, con el procés? ¿Nos dan datos pesimistas para que tengamos miedo?
Las instituciones saben que si la gente se hunde, deja de comprar, las empresas dejan de invertir y el gasto nacional baja, de manera que empeora la crisis. Es un círculo vicioso causado por la expectativa. Ellos piensan que si pueden convencer a la gente de que la cosa va bien, irá bien.

 

¿Y ha tenido efecto con el resto de empresas?
Las empresas que se marcharon son de dos tipos: las que dependen de Madrid y las empresas financieras. Estas últimas se marcharon porque se generaron pánicos bancarios, pero no en Catalunya, sino sobre todo en España. Pero yo ya dije que se trataba de una estrategia: causar el pánico a través de los boicots de España.

¿Quién se ha ido realmente?
En realidad nadie se ha ido. Sólo las sedes, que es una secretaría, y no implica abrir ni una oficina en otro sitio. Ni un solo trabajador ha perdido el trabajo. Si alguien ha perdido el trabajo a partir del procés, ha sido a raíz del 155. Que se vaya la sede social tiene relevancia cero.

¿Y que se marche la sede fiscal?
También, relevancia cero. Los impuestos que pagan de verdad las empresas son el IRPF y el IVA. Con el sistema que tenemos, el 50% se lo queda Catalunya y el 50% el Estado, y después el Estado retorna una parte con un sistema que nadie entiende, porque hay una dosis de arbitrariedad de Montoro que dice: "te devuelvo lo que me salga de las pelotas". Pues bien, el IVA y el IRPF se siguen pagando donde se pagaban antes, porque no se ha movido ni un puesto de trabajo. No ha cambiado nada.

Como mucho cambiará el Impuesto de Sociedades, pero de momento los bancos todavía no lo pagan. Si fuéramos independientes, sí que sería un problema, pero como al final todo el dinero se lo queda Montoro, ¿qué importa dónde pagues los impuestos?

¿Por lo tanto...?
Por lo tanto, todo eso de la fuga de empresas ha sido un bulo. Lo vemos con las cifras que están saliendo ahora: las exportaciones han batido récords, el comercio aumenta y Catalunya en general crece.

La fuga de empresas es un bulo, una estrategia para causar el pánico a través de los boicots de España

El jueves pasado la Guardia Civil fue a registrar la Generalitat y Òmnium por la financiación del 1 de octubre, y todo acabó con un detenido que luego liberaron. ¿Pero cómo se financió el referéndum?
No tengo ni idea, pero no tendría que importar.

¿Y fuera, qué dicen?
España se ha convertido en el clown internacional. Está perdiendo todo el prestigio internacional que tenía. La gente de fuera se pitorrea de España. Mira qué pasó: Pep Guardiola se pone un lazo amarillo y toda Inglaterra se pone en contra de España. Yo lo he vivido en propia piel: ellos boicotearon una conferencia mía en Estocolmo y otra en Angola, enviando a un señor de la embajada española diciendo que yo no podía hablar. Con eso lo que quiero decir es que ellos han intentado boicotear, han intentado que no hubiera ningún impacto mundial, han intentado silenciar. ¿Por qué les da tanto miedo que la gente hable? Porque saben que lo están haciendo mal. Han querido evitar que la gente hablara y han hecho un ridículo mundial.

Lo he vivido en propia piel: España boicoteó una conferencia mía en Estocolmo y otra en Angola, enviando a un señor de la embajada española diciendo que yo no podía hablar

¿Nos vendrá a salvar la Unión Europea?
La respuesta es no. Pero me gustaría que todo el mundo recordara una cosa: la India consiguió independizarse de los ingleses porque Gandhi, después de que se lo prohibieran, siguió haciendo sal. Y nosotros estamos haciendo sal, y tenemos que seguir haciendo sal.

 
 
¿Cuál es la receta, pues?
Ir provocando que el Estado español se pase. Al igual que pegaban a Gandhi, al igual que ponían a Mandela en la prisión. Los estados represores se pasan, y la gente civilizada se vuelve contra los opresores, y el Estado español se ha convertido en un estado opresor.
 
El Estado español se ha convertido en un estado opresor, y tenemos que ir provocando que se pase. Que fuera lo vean. Tenemos que seguir haciendo sal

¿Cree que existe la libertad de expresión en España?
En los Estados Unidos, la sociedad quiere mucho su patria. Hace 20 años, en Tejas, una gente quemó la bandera americana, y salió el Tribunal Constitucional y dijo que incluso quemar la bandera americana es libertad de expresión. La libertad de expresión surge cuando la gente hace cosas que no nos gustan. Es muy fácil defender la libertad de expresión cuando se dice lo que a ti te gusta. Tenemos que seguir haciendo sal.

¿Qué implica el hecho de que no tengamos Govern?
¿Qué cambiaría que tuviéramos Govern? El Estado se pasaría igual. Las cosas más gordas han pasado cuando teníamos Govern: las hostias del 1 de octubre, la intervención en la Conselleria d'Economia, etc. El retroceso democrático ya hace tiempo que dura: se están llevando competencias, nos están recortando pasta, y el déficit fiscal va subiendo. Está diseñado de mucho antes, y quien piense que si tenemos Govern eso parará, se equivoca.

Por otra parte, se ha creado una gran polémica con el hecho de que la ANC quitara a Antonio Baños de la lista de candidatos por el hecho de asistir a una tertulia. Usted lo denunció públicamente. ¿Qué le molesta?
La ANC dice que se saltó la norma y fue a una tertulia. Pues perdona, pero me parece una norma estúpida y se tiene que discutir. ¿No queremos que la gente tenga información? ¿El objetivo no sería que conociéramos a todo el mundo? No sólo tiene que haber transparencia sino que tiene que haber conocimiento. Estas reglas son nefastas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat