Foment del Treball hace tiempo que se queja del agravio de las infraestructuras catalanas, y ya este julio cifraba el déficit en este ámbito en 28.000 millones de euros, algo "vergonzoso". La patronal, que hace tiempo que trata de actuar de puente entre Catalunya y el Estado, ahora quiere ser "un actor importante" en las negociaciones sobre cómo se tendría que gestionar el sistema de infraestructuras estratégicas de Catalunya. En este sentido, Fomento considera que hace falta "una gestión de kilómetro 0", es decir, desde Catalunya mismo, sobre las infraestructuras estratégicas: el aeropuerto del Prat, Rodalies - "la más urgente" según Sánchez Llibre-, los puertos de Tarragona y Barcelona y las autopistas y autovías catalanas.

De hecho, el caso español es el único país con un sistema de gestión centralizada y conjunta en manos de un único gestor con un volumen elevado tanto de infraestructuras como de pasajeros transportados. La patronal liderada por Josep Sánchez Llibre asevera que "la lógica económica, la eficiencia, la libre competencia y la rendición de cuentas al contribuyente desde la proximidad avalan que los aeropuertos, puertos, ferrocarriles y carreteras de Catalunya se gestionen desde el territorio al cual dan servicio". En este sentido, "hace falta adoptar medidas valientes y significativas de descentralización de la gestión de las infraestructuras y aumentar sostenidamente la inversión". Además, la patronal recuerda que "es necesario reactivar las obras adjudicadas y paradas e invertir 2.000 millones de euros anuales durante cinco años para recuperar el déficit acumulado de 28.000 millones", cosa que ya reivindicó el mes de julio.

No sólo eso, sino que "la inversión en infraestructuras se sitúa en mínimos históricos y muestra un balance decepcionante en los últimos cuatro años", aseguran desde la patronal, que critican que no se está apostando por algo tan estratégico como son las infraestructuras. Así pues, y con el objetivo de "presionar" la administración, Fomento se muestra firme en que la mejor opción es la gestión de proximidad y que "queremos que vean que somos la sociedad civil quién lo pide".

Menos dependencia de Madrid

El presidente de la Cámara de Contratistas de Catalunya y vicepresidente de Fomento, Joaquim Llansó, ha explicado que "la gestión de las infraestructuras tiene que ser de km0, es decir, el más cerca posible del territorio donde se hace". ¿Por qué? "Como es evidente, nosotros desde el territorio conocemos mejor las infraestructuras, el clima, las necesidades de los usuarios, etcétera; no tiene ningún sentido que no sea así".

En esta gestión desde casa, Llansó ha hecho énfasis en los puertos de Barcelona y de Tarragona, que actualmente dependen de la gestión de Puertos del Estado, diciendo que "los puertos entre ellos compiten y por lo tanto tendría que ser factible que cada uno marque sus tasas y no estar dependiendo de qué dice Madrid". Esta petición es algo que ya ha reivindicado varias veces la presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, que en reiteradas ocasiones ha recordado que el de Barcelona es lo que más aporta en el fondo de los puertos y en cambio lo que menos recibe, y que por lo tanto "lo que queremos no es dejar de ser solidarios, sino que se nos reconozca con más libertad de gestión".

El aeropuerto del Prat es otro de los puntos de conflicto con Madrid. Desde la patronal, recuerdan que en noviembre del 2011 se creó el consejo rector del aeropuerto del Prat y de Madrid-Barajas con la idea de que se hiciera una gestión individualizada de cada uno de estos. Mediante los consejos rectores, los gobiernos autonómicos de Catalunya y Madrid, las administraciones locales y los agentes económicos y sociales estarían presentes en el Consejo de Administración, y los acuerdos se tomarían por mayoría amplia que otorgaría una posición determinante a los representantes de los territorios. Con todo, el cambio de gobierno en el Estado provocó que se olvidara el tema y no se llegara a implementar el acuerdo, y la gestión continúa centralizada.

La urgencia de Rodalies

Rodalies es "el tema más urgente", según Sánchez Llibre. "Más 420.000 personas son usuarias del servicio de Rodalies diariamente, y no pueden ser que funcione como funciona". Según la patronal, el servicio de cercanías y regionales en Catalunya ha recibido una inversión muy inferior a las necesidades detectadas en los planes establecidos -igual que pasa con el corredor mediterráneo-, y una de las causas de eso es la baja ejecución presupuestaria de Adif y Renfe. La falta de inversión provoca a la vez que el estado y el mantenimiento de las líneas no sea la que tendría que ser, y "dificulta de manera consistente el servicio".

En este sentido, la patronal recuerda los diversos accidentes ocasionados en los últimos meses y alerta de una falta de fiabilidad por parte de la sociedad. Así, considera necesario "un incremento constante de la inversión y la introducción de cambios en la estructura de gestión para mejorar la fiabilidad del sistema", a la vez que "acercar la capacidad de decisión al territorio catalán favorecería eso". Con todo, Llansó ha recordado que "no estamos pidiendo un traspaso, que también se podría hacer si hubiera voluntad política pero es más difícil, sino que queremos participar de la gestión y poder tomar las decisiones desde aquí."

Peajes y vías de alta capacidad

Este año acaba la concesión de varios peajes, que pasarán a estar gestionados por el ministerio de Fomento. El 31 de diciembre del 2019 concluye la de la AP-7 entre Tarragona y Alicante, y en julio de 2021 el de Tarragona y la Jonquera y también Barcelona-Saragossa de l'AP-2. Una vez finalizada la concesión desde Fomento s'aboga para "establecer un canon de explotación que permita el mantenimiento de la vía" y se apuesta por el "que usa y quien contamina, paga."

Además, se propone también crear en acada comunidad autónoma un órgano gestor participado por todas las administraciones con competencias que se encargue de gestionar el cobro. "Nos ofrecemos para que Catalunya sea el primero en que se implante este sistema de cánones y, progresivamente, al resto de España", ha aseverado Llansó.

Con respecto a la propuesta del conseller de Territori, Damià Calvet, de implantar al modelo de la viñeta, Llansó dice que "no estamos en contra para empezar a hacer cambios, pero sí que creemos que se tiene que partir del 'quien más usa, más paga.' La viñeta está bien para empezar, pero al final es un poco injusta porque es una tasa y la pagamos todos por igual".

Para acabar, Sánchez Llibre ha sido contundente: "Ya es suficiente de esperar más. Algún día tendremos que hacer este pacto de estado de movilidad, es necesario y no lo podemos ir alargando. Estamos seguros de que acabará cayendo por su propio peso, y las administraciones pueden contar con Foment para ayudar a implementar las medidas".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat