La economía catalana no pierde fuelle este año y mantiene el ritmo de crecimiento. El producto interior bruto de Catalunya ha registrado un aumento del 2% en el tercer trimestre del 2019, sólo una décima inferior a la tasa del trimestre anterior, según el Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat).

El crecimiento del PIB se fundamenta en el aumento de la demanda interna, un 2%, ocho décimas por encima del trimestre anterior; gracias a la recuperación de la formación bruta de capital (3,9%). Por otra parte, las exportaciones totales crecieron un 3,2% y se desaceleran con respecto al trimestre anterior.

La evolución de la economía catalana en el tercer trimestre fue la misma que en el conjunto del Estado y seis décimas por encima de la de la UE-28, que fue del 1,4%.

Demanda interna

Con respecto a la demanda, la interna creció un 2%, mientras que el trimestre anterior lo hizo un 1,2%. Según los datos del Idescat se observa una tendencia bastante diferenciada de sus componentes, de manera tal que el consumo de los hogares creció un 1,1%, una décima más que el trimestre anterior, pero dentro de una tendencia general de moderación del segundo trimestre del 2018. Por su parte, el consumo de las administraciones públicas creció un 2,6% en el tercer trimestre, cinco décimas superior al trimestre anterior.

Por último, la formación bruta de capital es el componente que más crece, con un 3,9%. Este comportamiento se explica por la evolución favorable de los bienes de equipo (6,4%), ya que la inversión en construcción (0,8%) mantiene tendencia a la baja a lo largo de los últimos trimestres.

Exportaciones e importaciones

Con respecto al sector exterior, las exportaciones redujeron el crecimiento 2,1 puntos porcentuales con respecto al trimestre anterior, con un 3,2% de incremento total. Sin embargo, mantienen una actividad "bastante elevada" con respecto a los valores registrados desde el segundo trimestre del año pasado. Por componentes, las exportaciones de bienes y servicios crecieron un 2,8% y el consumo de los extranjeros en el territorio subió un 5,6%.

Las importaciones aumentaron un 1,7%, seis décimas menos que el trimestre anterior. Con respecto a las importaciones de bienes y servicios se desaceleraron hasta el 1,4% de crecimiento, pero el crecimiento del consumo de los residentes en el extranjero obtuvo una tasa interanual del 6,6%.

Servicios y construcción

Por sectores, los servicios y la construcción registran crecimientos positivos, mientras que la agricultura y la industria reducen la actividad. En el caso de los servicios, se registra un crecimiento del 3%, una décima superior al del trimestre anterior, impulsado especialmente por las actividades inmobiliarias, profesionales y otras (3,6%) y la administración pública, educación, sanidad y servicios sociales (3,2%). La evolución más moderada se registra en las actividades comerciales, de transporte y hostelería (2,1%). Por otra parte, la construcción crece un 3,5%, pero nueve décimas menos que el trimestre anterior.

En el caso de la industria no hay crecimiento sino una bajada del 0,6%, como el trimestre anterior. Sin embargo, hay sectores donde hay dinamismo como el suministro de agua (12,8%), la energía eléctrica (8,4%) y la fabricación de material de transporte (6,2%). En cambio, en la industria extractiva se ha registrado un decrecimiento del 8,7% y en las artes gráficas del 8%. Finalmente, el sector agrario mantiene un crecimiento negativo, con una tasa de -2,8%, cinco décimas inferior al trimestre anterior.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat