La economía catalana recuperó pistonada durante el segundo trimestre del año y creció un 2% interanual, una décima más que durante el primer trimestre del 2019. Según la estimación adelantada que elaboran conjuntamente el Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat) y el departamento de Economía de la Generalitat, el PIB catalán creció un 0,6% en términos intertrimestrales, una décima más que durante el trimestre anterior y por encima de la española.

El conjunto de la economía española creció un poco menos, un 0,5%, durante el segundo trimestre del año, dos décimas menos que durante el primer trimestre, según ha dado a conocer hoy el Instituto Nacional de Estadística, aunque el crecimiento interanual fue del 2,3%, superior a la evolución interanual del PIB catalán.

El informe destaca un "crecimiento significativo del sector servicios, el más relevante a la economía catalana en términos de su peso específico", que modera ligeramente su avance, pero sigue siendo notable (2,5% interanual). Las actividades profesionales, científicas y técnicas, así como las actividades de transporte y almacenaje, son las ramas con un comportamiento más dinámico. Los indicadores turísticos mantienen resultados positivos, tanto por la afluencia de turismo extranjero, que aumentó un 2,6% interanual hasta mayo, como por el crecimiento de su gasto (de un 5,6%).

Al mismo tiempo, la construcción muestra un crecimiento de un 4,9% interanual, por encima del resto de grandes sectores. La afiliación sigue mostrando el crecimiento relativo más alto en este sector (de un 4,2% interanual el segundo trimestre) pero más lento que el ritmo registrado durante el 2018 y el primer trimestre del 2019, cuando avanzaba por encima del 5%. El sector agrario y pesquero se mantiene en niveles prácticamente iguales que los del año anterior.

Frena la caída de la industria

La actividad de la industria en la primera mitad del 2019 frena el ritmo de caída que registró el último trimestre del 2018, con una disminución del 0,6% interanual el segundo trimestre del 2019. Hay que tener presente que la producción industrial también presenta una evolución negativa a buena parte de los países de la zona euro, como ahora Alemana o Italia. La industria es el sector más expuesto en los mercados internacionales, "y por lo tanto es el sector más sensible a la moderación en el crecimiento de la zona euro, la escalada del proteccionismo comercial y las incertidumbres geopolíticas," asegura el avance. Además, se añaden algunas problemáticas sectoriales, como la del sector del automóvil, con los requerimientos derivados de la adaptación a la nueva normativa europea de emisiones de vehículos.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat