Los resultados finales de las elecciones en la Cambra de Comerç de Barcelona consolidan la derrota del establishment en la joya empresarial catalana, que a pesar de sus maniobras para dejar el independentismo a la oposición, no ha conseguido arrinconar la lista independentista de la ANC, Eines de País, que se mantiene como la lista mayoritaria, y sólo pierde una silla. La revolución política y de clase en la Cámara ya es un hecho.

Según las cifras finales, de las 40 sillas escogidas, Eines de País se queda con 30 sillas -30+1 si tenemos en cuenta la de Joan Font de Bonpreu, candidato compartido entre los independentistas y la lista de Enric Crous-, 4+1 para Crous&Torres, 3 para Carles Tusquets, 1 para Liderazgo 50a50 y Ramon Masià, quien no había ganado ningún epígrafe antes del recuento final, araña 1 de la ANC. De esta manera, todo queda igual que hasta ahora: un histórico triunfo del independentismo en la Cámara.

La silla que se mueve es la de Francesc Cara Solà, del epígrafe de los Transportes, almacenaje y comunicaciones, que se la lleva la empresa Cartridges Systems, SLU, de la candidatura de Ramon Masià.

 

Estos resultados definitivos se han hecho esperar porque la Junta Electoral decidió el miércoles pasado apartar 955 votos del escrutinio final para valorarlos, ya que según explicó en su momento el secretario general de la Cámara, Xavier Coronas, se trataba de votos "dudosos". Es por este motivo que la Junta se ha vuelto a reunir esta tarde para acabar de valorar si estos votos entraban o no dentro del escrutinio definitivo.

Este casi millar de votos "dudosos" eran la última esperanza del establishment, que ante el choque y la sorpresa de la victoria inédita del independentismo, no ha dejado de presionar esperando arañar alguna silla más en la ANC para dejarla a la oposición. No lo han conseguido, y la Cámara "como estructura de Estado" que planteaba Eines de País será una realidad muy pronto.

Opacidad y retrasos

Las elecciones camerals se celebraron del jueves 2 de mayo hasta el miércoles 8 de mayo. Han hecho falta cinco días para tener los resultados definitivos, si bien la comunicación con la Junta Electoral de Cámaras tampoco ha estado abundando. El miércoles pasado, la Cambra de Comerç convocó la prensa a la Casa de la Llotja, la sede 'fancy' de la institución, en un acto con los candidatos y en que la misma Cámara tenía que anunciar los resultados sobre las nueve y media de la noche. El momento más insólito se produjo cuando el director general de la Cámara, Xavier Carbonell, salió ante los asistentes aglomerados en la Casa de la Llotja desde hacía más de tres horas, para decir que la Junta Electoral de Cámaras (JEC) había decidido finalmente dar los resultados al día siguiente. Al mismo momento, en algunos medios se filtraban los resultados provisionales que daban la victoria incondicional al independentismo.

Más tarde todavía, la Junta decidió dar los resultados provisionales, explicando el conflicto de los votos dudosos, y convocando la prensa para hoy lunes, para dar definitivamente el resultado final. Finalmente, la Cámara ha decidido no hacer ninguna convocatoria, sino esperar las órdenes de la Junta y enviar una nota de prensa, que, desde las 20h de la noche que tenían que salir, las cifras oficiales han acabado llegando a las 22.20h. De hecho, este mediodía, poco rato antes que la Junta Electoral se reuniera para tomar una decisión sobre los votos "dudosos", la Cámara ha enviado un comunicado presionando el órgano para revertir la mayoría absoluta de la ANC. Una historia de opacidad, retrasos y esperas: han hecho falta cinco días para saber qué pasa finalmente a la Cámara, que no se ha manifestado manera alguna.

Por último, mañana la consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, ha convocado a la prensa para hacer una valoración final del sistema de voto electrónico y el procedimiento general de estas elecciones sin precedentes. Además de la consellera, al acto participarán Marta Felip, secretaria general de Empresa y Conocimiento, y Raül Rabionet, representante de la empresa AGTIC, que ha llevado a cabo la labor de auditoría externa del procedimiento electoral.

Últimos detalles

Una vez ratificadas las 40 sillas del pleno cameral que se escogen por sufragio universal, queda escoger a los 6 representantes de las patronales Foment del Treball y Pimec, que se escogerán de entre 12 representantes en la primera reunión del nuevo pleno, que se hará a principios de junio.

Con las 6 sillas patronales y los 40 epígrafes completos, las 14 sillas restantes son las "de plata", que pertenecen en las empresas de mayor aportación económica a la institución -75.000 euros mínimo anuales por tener una silla. Actualmente estas empresas son CaixaBank, Criteria Caixa, Naturgy, Abertis, Agbar, Banco Sabadell, Banco Mediolanum (Tusquets), Indra, Deloitte, PwC, Hotels Catalonia, Damm, RACC y Magma Diseño. De todos modos, con la victoria definitiva del independentismo en la Cámara conquistando la silla que hasta ahora ocupaba Miquel Valls, habrá que ver si las grandes empresas quieren seguir manteniendo su silla de plata.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat