CaixaBank obtuvo un beneficio de 704 millones de euros en el primer trimestre de 2018, lo cual representa un incremento del 74,7% con respecto al mismo periodo del año pasado.

El banco presidido por Jordi Gual ha indicado que los principales factores que han impulsado este crecimiento han sido la fortaleza de los ingresos 'core' del negocio bancario (margen de intereses, comisiones e ingresos del negocio de seguros), que han alcanzado los 2.008 millones, un 6,5% más.

El resultado se debe también a la reducción de las dotaciones en provisiones y a los ingresos más importantes de participadas, así como al hecho de que los gastos de administración y amortización recurrentes crecieron un 5,4%, lo cual representa un ritmo inferior al de los ingresos 'core'.

Apuesta por el liderazgo en banca digital

CaixaBank mantiene una posición de referencia en el mercado retail en España, con una cuota de penetración como primera entidad del 26,7%, y la primera posición en nóminas domiciliadas, con una cuota del 26,3%, en fondo de inversión, con el 16,7%, planes de pensiones, con el 23.6%, y seguros de ahorro, con el 26,8%.

La entidad sigue reforzando su liderazgo en banca digital: mantiene una cuota de penetración del 33%; el 56% de los clientes son digitales, y tiene 4,9 millones de clientes en banca móvil.

Además, imaginBank ha superado al millón de clientes dos años después del lanzamiento. El banco sólo por móvil de CaixaBank tiene más de 120.000 clientes operativos al día. La media de edad de los clientes de imaginBank es de 23 años y la media de conexión es de 13 sesiones al mes.

Asimismo, desde la inauguración a mediados de diciembre del año pasado, imaginCafé, situado en pleno centro de Barcelona, ya registra a un número de visitantes significativo, con una media de 800 personas al día y una tendencia creciente.

La digitalización permite seguir poniendo el foco en el asesoramiento de calidad, con 10.900 gestores diplomados en asesoramiento. Como ejemplo, los fondos de inversión en manos de clientes asesorados suponen el 83% del total, con un crecimiento del 34% de las carteras de gestión discrecional.

La ratio de morosidad, reducida

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se reduce hasta el 5,8% (6,0% en diciembre del 2017 y 6,7 % en marzo del 2017). Los saldos dudosos bajan hasta los 13.695 millones (-610 y -2.440 millones en el trimestre y en los doce últimos meses, respectivamente).

La ratio de cobertura aumenta hasta el 55% (+5 puntos porcentuales en el trimestre, entre otros, después de la implantación de IFRS9 y el registro de provisiones para riesgo de crédito de 758 millones).

Las pérdidas por deterioro de activos financieros disminuyen hasta los 139 millones, un 44,3% menos respeto del mismo periodo del ejercicio 2017 (establo respecto del trimestre anterior).