Gracias a los grandes chefs de este país, el confinamiento se está haciendo más ameno. Dos veces a la semana, los Premis Nacionals de Gastronomia, nos ofrecen las recetas desde el corazón de su casa, la cocina. La Acadèmia Catalana de Gastronomia y ElNacional.cat trabajamos juntos para presentaros platos ideales para estos días que tenemos que estar en casa. El primero fue el chef Carles Gaig y sus huevos fritos (¡con agua!), la segunda fue la chef Fina Puigdevall del Restaurante Les Cols con la harina de maíz con huevos poché, el tercero fue el chef Nandu Jubany con sus patatas estofadas y el cuarto fue Joan Roca con el arroz a la cazuela.

Hoy, para endulzar estos días de Pascua, la chef Núria Gironés del Restaurant Ca l'Isidre (Premi Nacional de Gastronomia 2017), nos elabora la garlanda, una coca típica de Vilafranca del Penedès (pero se come también en El Alt y Baix Penedès, y en L'Anoia) que tradicionalmente se utilizaba como mona de Pascua, poniéndole para la ocasión tantos huevos como años tenía el ahijado. Tiene forma de roscón azucarado y entre sus ingredientes característicos figura el anís. Aunque la tradición todavía persiste por Pascua, la garlanda es un postre típico de El Penedès durante todo el año.

El chef Isidre Gironés abrió las puertas de Ca l'Isidre en 1970 como restaurante de cocina de mercado catalano-mediterránea donde el producto de temporada era el protagonista. Durante más de 50 años, cada mañana, Gironés ha ido al mercado de la Boqueria a la búsqueda de los mejores productos de cada temporada para elaborar exquisitas recetas de la cocina tradicional catalana.

El saber hacer de Isidre y de su esposa Montserrat, ha convertido a Ca l'Isidre en un referente de la ciudad condal, ganándose la fidelidad de un público con un gusto excelente por la buena gastronomía.

Actualmente, su hija Núria Gironés se encarga de crear las recetas junto con el equipo de cocina y el chef. Desde muy joven, Gironés compagina los estudios de Gestión Hotelera con el trabajo de cocina y pastelería en el restaurante de sus padres.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En tabla|puesto shared by Restaurando a Casa Isidre (@calisidre) donde|dónde

El amor a los fogones que le transmitió su abuela Àngela y la admiración de su padre por la cocina francesa lo conducen a continuar su formación en Francia y Suiza donde va a algunas de las mejores cocinas de Europa del momento. Posteriormente, realiza cursos de pastelería en Francia. Finalizada esta etapa, se reincorpora a Ca l'Isidre.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En tabla|puesto shared by Restaurando a Casa Isidre (@calisidre) donde|dónde

Su inquietud por el mundo del vino, heredada de su padre, la lleva a cursar estudios de sumiller y se une al equipo de sala del restaurante, para atender a los clientes y seleccionar los vinos. En el 2017, Núria se hace cargo de la dirección de Ca l'Isidre y le aporta un soplo de aire fresco respetando su identidad. En esta nueva etapa, cuenta con la colaboración de un gran equipo de profesionales.

Con el chef Jordi Juan trabaja para elaborar los platos, mezcla de cocina tradicional catalana y mediterránea, con toques modernos, basados en los mejores productos de temporada y proximidad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En tabla|puesto shared by Restaurando a Casa Isidre (@calisidre) donde|dónde

José Millán es quien dirige la sala atendiendo a los clientes con la dedicación heredada de Isidre. Cuentan con una extensa bodega de más de 400 referencias de vinos clásicos y artesanos de todo el mundo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat