La consellera de Cultura de la Generalitat, Àngels Ponsa, ha reivindicado la necesidad de declarar la cultura como un servicio esencial después del impacto que ha tenido la pandemia del coronavirus en este sector: "La cultura ha pasado y está pasando momentos muy difíciles, quizás de una forma incluso más descarnada que otros sectores".

Angels Ponsa ple Parlament ACNLa consellera en su primer pleno / ACN

Lo ha hecho en su primera intervención en el pleno Parlament de este miércoles durante la sesión de control al Govern, tras haber sido nombrada recientemente consellera de Cultura, en sustitución de su predecesora Mariàngela Vilallonga: "Es un honor volver a esta Cámara, la Cámara de la palabra y la soberanía del país".

Ha defendido que --como ha demandado el presidente de la Generalitat, Quim Torra-- en el contexto actual es necesario "facilitar la protección de la cadena de valor de la cultura, desde creadores hasta asociaciones y empresas culturales, y preservar el tejido cultural" de Catalunya.

Apelación al consenso

Antes del pleno, la nueva consellera de Cultura ha apelado al consenso político, porque considera que después de la pandemia, no se puede "entrar en disputas políticas", al ser preguntada por las divisiones entre JxCat y el PDeCat.

"Soy una persona de intentar llegar a consenso, no me gustan las divergencias. He trabajado de un lado y otro para intentar aproximar posiciones", ha asegurado Ponsa en una entrevista este miércoles en Catalunya Ràdio.

La recién nombrada consellera de Cultura ha descartado valorar las declaraciones de su predecesora en el cargo, Mariàngela Vilallonga, sobre el uso del castellano en TV3: "No comentaré estas declaraciones, no tengo por costumbre juzgar a nadie. Lo que debemos hacer entre todos, y los medios públicos nos deben ayudar, es incrementar el uso del catalán".

Ponsa ha defendido que se está haciendo un buen trabajo en la vertiente del conocimiento de esta lengua, pero "el uso es lo que falta", por lo que ha llamado a hacer un acuerdo de ciudadanía para conseguir que el catalán sea una lengua común y de conexión, en sus palabras.

Preguntada por el perfil que tendrá al frente del departamento de Cultura, Ponsa ha afirmado que buscará el equilibrio, pero evitará la sobreexposición, ya que considera que su labor es "hacer visible al sector y estar a su lado, escucharlo".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat