Tradicionalmente, la Cuaresma representa un periodo de dejú y abstinencia en que los cristianos se alimentaban de caldos, agua y verdura durante la semana y, el séptimo día, tomaban también pescado. A medida que han ido pasando los años, esta penitencia se ha ido relajando y, hoy día, el seguimiento casi inexistente queda a la elección de cada uno. Lo que sí perdura son los alimentos típicos, como los buñuelos de viento. Este año, además, lo hemos pasado en pleno confinamiento por el coronavirus. Un buen momento para analizar la gastronomía.

El debate de donde venden los buñuelos está abierto, así como sus variaciones dialectales. El saber popular dice que se empezaron a hacer buñuelos para endulzar los días a fin de que la penitencia alimentaria fuera más fácil. La mayoría de expertos sitúan el origen en la gastronomía árabe de Al-Àndalus. En los alrededores del siglo XVI, la población elaboraba buñuelos de aguamiel: unas papillas en forma de buñuelo fritas con aceite y posteriormente endulzadas con miel.

La receta ha ido evolucionando y actualmente hay infinidad de variedades para preparar los buñuelos y cada uno puede añadir los ingredientes que más le gusten para encontrar la perfecta. En la pastelería Escribà utilizan canela, limón y anís.

Ingredientes para 40 piezas

  • 200 gramos de agua
  • 125 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de sal
  • 200 gramos de harina
  • 5 huevos
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 1 cucharada de limón rayado
  • 1 cucharada anís mucho
  • 200 gramos de crema pastelera
  • 50 gramos de aceite de girasol (para freír)
  • 30 gramos de licor de anís
  • 100 gramos de azúcar (para rebozar los buñuelos)

Elaboración

En un puchero, poner el agua en los fogones, la mantequilla y la sal, y dejar que empiece a hervir. Hay que vigilar que la mantequilla quede bien deshecha. buñuelos|chapuzas de cuaresma - Escribano

En este punto, añadir la harina y removerla con una espátula de madera durante 4 o 5 minutos.

buñuelos|chapuzas de cuaresma - escribano

Retirar del fuego e incorporar cinco huevos, uno a uno, removiéndolos bien.

A continuación, añadir a la masa la canela en polvo, el limón rayado y el anís mucho. Remover bien e incorporar la crema fría.

buñuelos|chapuzas de cuaresma - EscribanoCuando la masa de los buñuelos esté lista, ya se pueden freír. Hacer bolitas del tamaño habitual de los buñuelos y freírlos con aceite de girasol a 180 grados.

buñuelos|chapuzas de cuaresma - escribanoCuándo estén cocinados, retirarlos con una escurridora y colocarlos con una fuente de papel absorvent para que desprendan todo el aceite.

buñuelos|chapuzas de cuaresma - EscribanoEn caliente, reglarlos con un chorrito de anís por encima y a continuación rebozarlos con azúcar.

buñuelos|chapuzas de cuaresma - Escribano

¡Y listos!

buñuelos|chapuzas de viento cuaresma - Escribano

Buen provecho.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat