El Museu de Montserrat, en contra del que mucha gente piensa es, básicamente, un centro museístico dedicado al arte (con un apartado importante dedicado a la arqueología). Y su colección más completa es la referente a la pintura catalana de los siglos XIX y XX. Y, pese a todo, la joya del Musei no es un Casas, un Rusiñol o un Joaquim Mir, sino un Caravaggio: San Jerónimo peninente. Es una muestra clara del tenebrismo, con la luz que recae sobre el cuerpo anciano de San Jerónimo y sobre una parte de la calavera, dejando todo el resto del cuadro a oscuras, en un negro absoluto. En el Museu reciben continuamente solicitudes para llevar el cuadro a exposiciones temporales y afirman que si no rechazaran muchas, los visitantes de Montserrat no lo podrían contemplar nunca.

Este cuadro es el único Caravaggio que se puede contemplar en Catalunya y uno de los únicos 80 Caravaggios auténticos que se conservan en el mundo. Lo más curioso de todo es que el cuadro no se compró como un Caravaggio. El padre Bonaventura Ubach, que estaba en Roma, lo compró en 1915 en una subasta de muebles y objetos artísticos, a un precio muy módico, porque le interesaba mucho la figura de San Jerónimo, el traductor de la Biblia al latín. El cuadro se pagó con los fondos particulares del abad Antoni Maria Marcet, que destinó una parte de su patrimonio familiar a pagar obras de arte para la abadía. No fue hasta el año 2000 cuando se certificó que la autoría de la obra era de Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610). Algunos análisis posteriores demostrarían, sin lugar a dudas, que se trata de una obra del genio barroco italiano.

museo montserrat caravaggio - roberto lázaro_02

Una de las salas dedicadas a pintura antigua, del Museu, donde se conserva el San Jerónimo penitente de Caravaggio.

La colección de pintura antigua del Museu es bastante rica, en parte por las compras de Antoni M. Marcet, que constituyó el fondo inicial, pero también por las adquisiciones de Aureli M. Escarré y, más adelante, por las diferentes donaciones. Gracias a eso se ha conseguido una colección ecléctica, con obras de periodos diversos: desde el siglo XIII hasta el XVIII. Una de las obras más destacadas de esta sección es la Santa Magdalena penitente, de El Greco.

puerto pescadores barceloneta marti alsina museo montserrat

Detalle de El Puerto de los Pescadores de la Barceloneta de Ramon Martí Alsina (ca. 1885).

También hay varias obras de seguidores de Caravaggio, como Andrea Vaccaro, de quien se puede contemplar Jesús en el huerto de Getsemaní, como Francesco Solimena, con su Madona, o como Luca Giordano, con Cabeza de mártir. Con un estilo bien diferente, encontramos un cuadro rococó de Gianbattista Tiepolo, Alegoría al nacimiento de Francisco I de Austria.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat