Una de las muchas ventajas que tiene el hecho de que prácticamente todos utilizamos internet frecuentemente es la aparición de servicios en la red que antes tenían lugar solo en el mundo físico y, por tanto, no eran tan sencillos de acceder.

Cuando llega el momento de parar en el trabajo e irse de vacaciones, las opciones son múltiples. Destinos lejanos, próximos, alquiler de apartamentos o casas, estancias en propiedades de uno mismo, viajes en autocaravana, en hoteles, albergues, vivac en la naturaleza… las posibilidades son tantas que enumerarlas todas sería imposible.

Pero una de las modalidades para pasar las vacaciones que mayor aumento está teniendo en los últimos años, que está muy arraigada en algunos países y cuyos usuarios crecen cada vez más, es la del intercambio de vivienda.

Sus partidarios estiman que el ahorro económico que produce decantarse por esta modalidad del intercambio ronda el 60% sobre lo que puede tratarse de unas vacaciones entendidas como convencionales. Una cifra nada desdeñable y que, aunque no es el único aspecto que anima a sus nuevos usuarios, llama la atención sobre todo a las familias de varios miembros.

Con diferencia, la mayor parte de la tarea del intercambio de vivienda ocurre a través de dos webs de la misma empresa. Son GuesttoGuest e IntercambioCasas. Dos tipos de intercambio que ofrecen propuestas distintas, cada una de ellas enfocada a usuarios con estilos diferentes.

GesttoGuest

Para poder aprovecharte de los servicios de esta web no es necesario que a la hora de ocupar una vivienda durante el tiempo que sea, tú también te veas obligado a ceder la tuya en ese mismo intercambio de manera recíproca. El sistema funciona según una serie de puntos llamados GuestPoints con los que se valoran las distintas viviendas que están en el mercado de la web. Estos puntos son el resultado de la ubicación de la casa, el número de camas de las que disponga, su tamaño y variables por el estilo.

No se da por tanto intercambio de dinero real sino generación o gasto de puntos en función de si eres el propietario o el inquilino en cada operación. De esta forma, el que consiga los puntos porque ha dejado su casa, solo podrá aprovecharlos cuando vaya a la casa de otra persona de la red en calidad de inquilino.

La inscripción en el sistema es gratuita, hay casi medio millón de casas a escoger en unos 90 países del mundo y el único gasto que se produce para quien reserva una estancia tiene que ver con los gastos derivados de la contratación de un seguro y el depósito de una fianza. La empresa solo se queda con un 3,5% de la fianza como tarifa de gestión. Una cantidad que suele rondar los 40 euros.

Por último cabe reseñar que pese a que no es necesario que el intercambio de las viviendas sea recíproco, las estadísticas de GuesttoGuest revelan que alrededor de una de cada cinco veces sí lo es.

IntercambioCasas

Esta otra modalidad difiere bastante de la anterior y está más basada en la confianza, la implicación y el uso más frecuente de los usuarios que conforman la plataforma. Presente en más de 130 países, cuenta con un catálogo de cerca de 70.000 viviendas y sus miembros pagan un fijo de 130 euros anuales para pertenecer a IntercambioCasas.

Más que usuarios de una plataforma, a sus miembros les gusta sentirse parte un club donde la confianza se nota casi en cada detalle. Abunda el intercambio recíproco y quienes dejan la casa a otro miembro no es extraño que también les cedan el uso del coche o incluso les llenen la despensa o el frigorífico de su comida preferida.

La medida de intercambio en este caso no son los GuestPoints sino los Globos. Cada estancia proporciona un Globo al anfitrión independientemente de los detalles o la ubicación de su vivienda. IntercambioCasas no busca que se ajusten equivalencias precisas entre los usos de sus miembros sino que puedan disfrutar de experiencias en las que se sientan a gusto. Así, veinte días en una casa de la costa californiana o tres noches en Barcelona están, en ambos casos, valorados con un Globo.

Tanto en el caso de GesttoGuest como en el IntercambioCasas, el crecimiento en el número de usuarios en Europa está siendo espectacular en los últimos años y se está convirtiendo en una alternativa mucho más económica y de gran satisfacción para intercambiar vivienda en cualquier fecha y lugar del planeta.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat