Si estás pensando en comprar un televisor y has echado algún vistazo a lo que hay hoy en día en el mercado, seguramente te has encontrado una y otras vez con términos como 4K y Ultra HD. Ambas pueden parecer referirse a lo mismo o a que ofrecen calidades muy similares. Sin embargo, conviene tener claro que hay detrás del 4K, porque pagar o no un poco más por un dispositivo que lleve esta definición puede ser importante para tu experiencia de usuario.

Resolución

Por lo general, 4K y UHD se refieren a una resolución superior a 1080p o Full HD. Una pantalla 4K UHD tiene aproximadamente cuatro veces los píxeles de la generación anterior, lo que crea una imagen más limpia y detallada. Un televisor de alta definición de 1080p no puede aprovechar al máximo una imagen 4K UHD. Para comprobar sus beneficios, hay que asegurarse de que las imágenes que consumen en la prueba estén en 4K UHD.

Perfil de televisor 4K UHD

Afortunadamente, 4K UHD está hoy en día en todas partes, desde películas y programas de televisión hasta los últimos videojuegos. También es posible comprar un monitor UHD 4K para el ordenador para conseguir una gran cantidad de espacio en la pantalla y una excelente calidad de imagen. Incluso ahora muchos smartphones graban en 4K.

Diferencias entre 4K y UHD

A pesar de que los fabricantes, los comercios y los consumidores los utilizan indistintamente, 4K y Ultra HDR (UHD) no son lo mismo. Si bien 4K es un estándar de producción según lo definido por Digital Cinema Initiatives (DCI), UHD es solo una resolución de pantalla. Las películas se producen en DCI 4K, mientras que la mayoría de los televisores tienen una resolución UHD.

El estándar de producción 4K especifica una resolución de 4096 x 2160 píxeles, el doble de ancho y largo que el estándar anterior, el de 2K, que es de 2048 x 1080. Como parte de este estándar de producción, 4K también especifica el tipo de compresión que debe usarse (JPEG2000), la tasa de bits máxima (hasta 250 Mbits por segundo) y las especificaciones de profundidad de color (12 bits, 4: 4: 4).

Ultra HD tiene una resolución de pantalla de 3840 x 2160 píxeles y se utiliza en la gran mayoría de los televisores modernos, incluso en los que se anuncian como compatibles con 4K. Además del número de píxeles en pantalla, no hay especificaciones adicionales. Las diferencias reales entre los dos formatos son el ancho de las imágenes y las relaciones de aspecto.

Una película producida en 4K puede usar una relación de aspecto de hasta 1.9: 1, aunque la mayoría de los cineastas prefieren 1.85: 1 o 2.39: 1. Los videojuegos renderizados para pantallas de nivel de consumidor utilizan la relación de aspecto UHD de 1,78: 1 para llenar la pantalla.

Por eso, se ven unas barras negras en la parte superior e inferior de la pantalla cuando disfrutan películas en un televisor UHD. Pero la cosa no queda ahí, Ultra HD también se usa para el llamado contenido 8K. Etiquetado como 8K UHD, esto se refiere a un contenido con una resolución de 7680 x 4320 píxeles. Este salto de calidad es enorme en términos de número total de píxeles. Sin embargo, pasará un tiempo antes de que veamos contenido generalizado producido para este formato.

4K Ultra HD

Aspectos a considerar al pasar a 4K

Ahora es un buen momento para pasarse a un televisor UHD con capacidad de reproducción 4K, ya que la tecnología ha madurado considerablemente en los últimos cinco años. Las pantallas UHD no solo son ahora mucho más baratas, sino que también vienen con más funciones.

Para que este salto valga la pena, hay considerar cómo de grande se quiere la pantalla y qué distancia nos sentamos de ella. La actualización no vale la pena si te sientas a más de dos metros de una pantalla de 50 pulgadas. Al fin y al cabo no es posible ver los píxeles desde esa distancia, por lo que no te beneficiarás del aumento de la resolución.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat